Trabajadores de la cadena de comida rápida McDonald’s de 19 ciudades de los EE.UU. indicaron que han presentado 28 reclamos por cuestiones de salud y seguridad ante entes de reglamentación federales y estatales, alegando condiciones laborales peligrosas que originaron graves quemaduras debido a las parrillas calientes y el aceite de las freidoras.

Los reclamos abrieron un nuevo frente en una campaña iniciada por trabajadores y sindicatos, que lleva más de dos años, a través de la cual se busca duplicar el pago a $15 por hora y mejorar las condiciones laborales de los trabajadores de los locales de comida rápida en los EE.UU.

Los reclamos, contra 19 restaurantes franquiciados y 9 restaurantes operados por McDonald’s Corp., también sostuvieron que muchos locales no contaban con kits de primeros auxilios básicos o equipos de protección para garantizar la seguridad de los trabajadores, y que los gerentes indicaban a los trabajadores tratar las quemaduras con condimentos, como por ejemplo mostaza y mayonesa.

McDonald’s manifestó que la compañía y sus franquiciados han asumido el compromiso de brindar condiciones de trabajo seguras a los empleados que trabajan en los casi 14.000 locales de McDonald’s en los Estados Unidos de Norteamérica.