Target Corp., la cual experimentó una violación de datos masivos que expuso la información de tarjetas de crédito y débito de algunos 70 millones de clientes, tiene por lo menos $100 millones de seguros cibernéticos, incluidas las retenciones auto aseguradas y $65 millones de cobertura de seguro de responsabilidad civil de D&O, de acuerdo con fuentes de la industria de seguros.

Según nos informan estas fuentes, Target está auto asegurada para los primeros $10 millones de cobertura cibernética. Encima de ello, existe un seguro cibernético adicional a través: de $15 millones de cobertura en exceso con Ace Ltd.; luego una capa de $15 millones con American International Group Inc.; una capa de $10 millones con Axis Capital Holdings Ltd. con sede en las islas Bermudas; otra capa de cobertura de $10 millones con AIG; y luego una participación para los próximos $40 millones de seguros cibernéticos divididos entre cuatro aseguradores no identificados.

Para protegerse frente a la responsabilidad civil de directores y funcionarios, el minorista que ocupa el tercer lugar en importancia en los Estados Unidos tiene: una retención auto asegurada de $10 millones; seguida de $25 millones de cobertura primaria de D&O con AIG; seguida de $15 millones adicionales de cobertura con Ace; y luego $15 millones de cobertura con Travelers Cos. Inc., con sede en Hartford, Connecticut.

El 19 de diciembre, Target expresó que la violación de datos, durante tres semanas de la temporada de compras de vacaciones, afectó a 40 millones de clientes. Luego, el 10 de enero, el minorista expresó que su investigación demostró que la violación era peor que la prevista e implicó el robo de información financiera de 70 millones de clientes. Dicha información personal, expresó el minorista, incluyó los datos del número de identificación personal (PIN, por su sigla en inglés) incorporados en las tarjetas de crédito de los clientes.

Target manifestó que sus clientes no tendrán responsabilidad alguna por los cargos fraudulentos resultantes de la violación de datos. La violación ha desencadenado investigaciones estatales y federales, así como varios juicios contra Target.