Las primas superaron los 161.800 millones de dólares y los beneficios, 13.517 millones

El mercado asegurador latinoamericano alcanzó el pasado año un crecimiento medio nominal del 18,3%, dos puntos más que en 2013, y mantuvo así la tendencia de años anterior de crecer a un ritmo de dos dígitos. Descontados los efectos de la inflación, cuya tasa en 2014 en la región se situó en el 9,4%, casi dos puntos más que un año antes, y que se vio muy penalizada por el 21% de aumento de la inflación en Argentina y por más del 68% en la República Bolivariana de Venezuela, el crecimiento real medio fue del 5,2%, según el estudio ‘El Mercado Asegurador Latinoamericano 2014’, elaborado por el Centro de Estudios de Fundación Mapfre.

Conocer la evolución del mercado asegurador de Latinoamérica es muy im-portante para el seguro español, ya que es su zona natural de expansión. Además de hablar el mismo idioma y de ser una región de gran potencial de desarrollo, tiene unos mercados menos saturados y el esfuerzo inversor que tendría que hacer una compañía española para establecerse allí es muy inferior al que tendría que hacer si su espíritu expansivo lo dirige hacia cualquier país europeo.

Hace muchos años que Mapfre trazó el camino y hoy en día las tres regiones en que la aseguradora española tiene dividida la zona –Brasil, Latam Norte y Latam Sur– le aportan más del 40% de las primas y casi el 30% de los resul-tados del grupo. Son varias las aseguradoras españolas que siguieron el ejemplo y que hoy en día ya están establecidas en algún país de América Latina.
Otras todavía no han llegado tan lejos, pero ya han anunciado que está nego-ciando para establecerse en algún país de la zona. Además se da el caso de que determinadas aseguradoras extranjeras, como son los casos de la ale-mana Allianz o de la británica Bupa, han delegado en sus filiales españolas para que sean las que se encarguen del negocio de sus filiales en los países de aquella región.

El informe de la Fundación Mapfre señala que Costa Rica, Uruguay y Nicaragua consiguieron los mayores crecimientos reales, con tasas del 14,3%, 13% y 12,3%, respectivamente y todos los demás países tuvieron cre-cimientos nominales en moneda local, con la excepción de Ecuador, que re-gistró un descenso real del 1%, aunque en tasa nominal creció a un ritmo del 2,6%. Por otra parte, Brasil, el mayor mercado de la región, “obtuvo una subida real del 7%, con incrementos significativos en los segmentos de Vida y de No Vida, corrigiendo el descenso en primas de Vida del primer semestre”.
Apreciación del dólar frente a las divisas locales

El volumen de primas de la región expresado en dólares estadounidenses, registró un crecimiento de solo el 2,7% hasta alcanzar los 161.801 millones de dólares, penalizado sin duda por la fuerte apreciación de la divisa estadounidense frente a las monedas locales. Este volumen de primas está muy concentrado en determinados países. Así, Brasil continúa siendo el líder in-discutible de la región con un volumen de primas que supera los 70.000 mi-llones de dólares, con un crecimiento nominal en la divisa estadounidense sobre el año anterior del 4,1%, lo que le confiere una cuota de mercado en la región del 43,34%. En segunda posición se mantiene México, con 26.700 millones en primas y un 0,4% más, lo que supone un 16,5% del mercado, mientras que Venezuela recupera la tercera posición, con casi 16.500 millones en primas, un 16,7% más que en 2013, y tiene una cuota de mercado del 10,18%.

Entre los tres primeros países acaparan el 70% del mercado de la región. A continuación figuran Argentina y Chile, con poco más de 16.000 y 10.600 mi-llones, respectivamente, pero con tasas negativas del 2% y del 10%. Entre estos cinco mercados superan el 86% de las primas de América Latina. Por otra parte, Nicaragua, Costa Rica, Paraguay y Guatemala fueron, junto a Venezuela, los países que consiguieron incrementar el volumen de sus primas en dólares por encima del 10%.

Aunque todavía no se ha no publicado las estadísticas oficiales por ramos de algunos países, el estudio estima que el crecimiento de los ramos No Vida para el conjunto de la región está en torno al 4%, impulsados por los seguros de Automóviles y de Salud; mientras que el del seguro de Vida se situaría en torno al 1%, “gracias al buen comportamiento de los mayores mercados, Brasil, México y Argentina”.

Sobre estos últimos, el informe especifica que crecen ligeramente los seguros de Vida individuales y colectivos, mientras que las pensiones muestran un descenso de primas como consecuencia del menor dinamismo de este segmento en México y el decrecimiento de las Rentas vitalicias en Chile y el seguro de Retiro en Argentina.
Respecto a los resultados, éstos estuvieron muy condicionados el pasado año por la apreciación del dólar frente a la mayoría de las monedas locales, a pesar de ello el neto agregado del sector en la región alcanzó el pasado año los 13.517 millones de dólares, lo que supone un incremento del 9,3% respecto al año anterior. En esa cifra no están incluidos los correspondientes a Bolivia, Panamá y República Dominicana, que en 2013 representaban el 1,1% de los beneficios de la región, y que aún no han sido publicados.

El seguro brasileño ganó casi 7.500 millones de dólares

También como en el caso de las primas, los resultados conseguidos por el seguro varían mucho de un país a otro y lo mismo pasa con la evolución de los mismos de un año con el siguiente.

Así, el estudio de Corporación Mapfre señala que el seguro brasileño es el que más beneficios reporta, con casi 7.500 millones de dólares, lo que re-presenta el 55% de los ingresos totales del sector en América Latina en 2014. Le siguen a mucha distancia el seguro mexicano y el argentino, con 1.902 y 1.513 millones, respectivamente. El cuarto país por volumen de beneficios es Venezuela, con 752 millones, poco más de la mitad que el inmediatamente anterior, y de ahí para abajo hasta llegar a los 17 millones del seguro nicaragüense.

Respecto a la evolución, el estudio advierte de la gran disparidad entre los resultados de los diferentes países, con variaciones que oscilan entre una subida del 73,3% en Colombia y un descenso del 18,6% en Uruguay. Aunque precisa que en moneda local, sólo se aprecian descensos en El Salvador, que se dejó un 0,9%, Honduras, un 5,3%, y Uruguay, un 7,3%.
Los motivos de esta evolución positiva de los resultados son varios y distintos para cada país. Así el estudio señala que en Colombia, el fuerte incremento estuvo motivado por un mejor comportamiento de los seguros de Vida y por los resultados de las inversiones del sector, impulsados principal-mente por un buen desempeño en los títulos de renta fija, cuyos activos han estado representados, en su mayoría, por bonos del Gobierno colombiano. En los casos de Argentina y Ecuador los aumentos fueron consecuencia de los fuertes ingresos financieros que obtuvieron las aseguradoras. En este último país además, se produjo una mejora de su ratio de siniestralidad, lo que optimiza también su rentabilidad técnica.

Con los datos de primas y beneficios de cada país que aporta el estudio se puede hacer un pequeño ejercicio para saber qué relación hay entre la cantidad de primas recaudadas y el volumen de beneficios conseguidos. Así, de esa simple operación resulta que hay tres países en la zona que por cada millón de dólares de beneficio que consiguen tienen que recaudar menos de 10 millones en primas.

Guatemala es el país en el que el seguro consiguió por cada 8,8 millones de dólares en primas un millón en beneficios. En segundo lugar se sitúa Paraguay, con 9,13 millones en primas y en tercera posición Brasil, con 9,37 millones. En esa hipotética clasificación el país que tiene que conseguir un mayor volumen de primas para tener un millón de beneficios es Ecuador, con más de 24 millones, seguido de Venezuela, con 22 millones y de Chile y Colombia, con 18 y 17 millones, respectivamente.