Excluyendo las cifras relacionadas con el suplemento de la salud, la industria de seguros tuvo una participación del 3,9% en el PIB en 2014, el año en que la emisión del mercado fue de R $ 194 billones, lo que representa un incremento del 9,2% respecto a 2013. En 2015, la previsión de crecimiento oscila entre el 8% y el 10%.

Los planes de pensiones, con R $ 81 billones, representaron el 43% de las primas emitidas el año pasado. Los ingresos por seguros generales relativos a los bienes, activos, la responsabilidad civil y automotores, alcanzó R$ 61 billones o 6.8% más que en 2013. Los productos de riesgos representaron R$ 27,6 billones, y los de capitalización, con R $ 21,8 billones.

Los principales indicadores de la industria de seguros de Brasil, fueron presentados por Julio César Rosa, presidente de la Asociación de Compañías de Seguros de Rio Grande do Sul y director regional de HDI Seguros, durante una reunión en la Cámara de Industria, Comercio y Servicios de Caxias do Sul.

Según él, el sector ha crecido en los últimos años, en torno a 250% por encima del PIB brasileño. Se atribuye la expansión a la gran base de clientes, que aún no ha sido plenamente alcanzado. “Comenzaron a llegar clases que no consumían seguros”. Incluso confiando con que las tasas se mantengan altas, el director cree que la industria también sufrirá con la recesión económica en el año 2015. “La reducción de puestos de trabajo y los ingresos se refleja en el mercado de seguros.” La mayor demanda de los productos de las nuevas clases consumidoras son seguros considerados básicos, tales como residencial, automotriz y vida.

Señaló que sólo el 5% de la población de Brasil contrata un seguro de vida, el 10% de las clases A y B, el 3% de la clase C y un 1% de las clases de C y D. La región Sudeste concentra el 67% de estos contratos, dejando a la región sur con un 16%.