El especialista en reaseguros Swiss Re Ltd. declaró en su informe Sigma anual sobre las pérdidas aseguradas globales esperadas y que fue dado a conocer el viernes que las catástrofes en 2015 demostraron ser más letales que el año anterior, aunque es probable que el costo total para la industria de seguros sea un 8,6% menor a US$ 32.000 millones.

Aproximadamente 26.000 personas murieron a causa de los desastres este año, dijo la compañía, más del doble de las muertes contabilizadas en 2014, con la mayor pérdida de vidas causada por el terremoto de 7,8 grados de magnitud en Nepal en el que murieron 9.000 personas y que destruyó medio millón de hogares.

Mientras tanto, las temperaturas récord de este verano se cobraron más de 5.000 víctimas por el calor extremo en la India, Pakistán, Europa, África del Norte y Oriente Medio, pero el evento único más costoso para la industria de seguros se produjo en los Estados Unidos, donde en febrero una tormenta dio como resultado pérdidas aseguradas por más de US$ 2.000 millones, según declaró Swiss Re.

Sin embargo, una temporada benigna de huracanes en el Atlántico Norte mantuvo el total de pérdidas aseguradas globales bajo, con pérdidas totales estimadas en US$ 32.000 millones, reflejando un descenso de los US$ 35.000 millones en 2014.

Las pérdidas económicas totales por desastres se redujeron en US$ 28.000 millones respecto del año anterior, hasta llegar a US$ 85.000 millones, menos de la mitad del promedio anual de la última década.

Swiss Re dijo que mientras que el costo de los desastres naturales cayó, los desastres provocados por el hombre fueron peores para la industria — de hecho se espera que la explosión en el puerto en China cueste más que cualquier otro evento de este año.

«Se espera que las explosiones en el Puerto de Tianjin en China den lugar a la mayor pérdida asegurada del año, y a la mayor pérdida asegurada provocada por el hombre en Asia de la historia», dijo Swiss Re.