La provincia de Santa Fe tiene, por lejos, el nivel de litigiosidad más alto del país en lo referido a juicios por accidentes laborales. Esto se desprende del último informe sobre el tema elaborado por la Unión de Aseguradoras de Riesgos de Trabajo (UART).

De acuerdo al trabajo de UART, por cada 10 mil trabajadores cubiertos a nivel nacional en 2011, 224 empleados realizaron juicios por accidentes de trabajo a sus empresas en Santa Fe. El número es sensiblemente superior al de su inmediato perseguidor, Córdoba, que contó con 165 de cada 10 mil, es decir, más de un 26% menos. En tercer lugar se ubicó Mendoza, con 162, y ya más lejos, Capital Federal con 56.

El dato se enmarca en un tendencia nacional creciente de la conflcitividad judicial y administrativa que lleva a un incremento constante de los gastos operativos y de cobertura por parte de las empresas. Mientras que en 2003 ingresaron 2.947 juicios, en el 2007 lo hicieron 17.232, en 2009 41.538 y por último en el 2011se alcanzó el récord de 57.634. El sector más afectado es el de la construcción, seguido de cerca por la industria y en tercer lugar se ubica el agro.

¿Por qué teniendo estructuras productivas similares a Córdoba y Buenos Aires, Santa Fe está tan mal? En ámbitos empresarios, como Fisfe, y en los círculos de gobierno, como el Ministerio de Trabajo, hay coincidencia en culpar a la excesiva proliferación de «abogados carancheros» con complicidad de algunos estamentos judiciales.

Desde hace tiempo las aseguradoras vienen reclamando que el Gobierno actúe para frenar la «doble vía», es decir, cuando los damnificados van contra la aseguradora pero también presentan una demanda civil. Desde UART aseguran que de la denominada “industria del juicio” se sale “resguardando adecuadamente el funcionamiento actual; reinstaurando la certidumbre con una nueva norma que permita la asegurabilidad; disponiendo de una norma que sea respetada por los diferentes estrados judiciales”.

El nivel de cobertura ha crecido sustansialmente desde 1996 hasta la fecha, pasando de unos 3 millones a 8 millones de trabajadores cubiertos. Al mismo tiempo es pecepctible un fuerte descenso del índice de fallecimiento en accidentes laborales, evitándose la muerte de unas 4.600 trabajadores entre 1996 y 2010, producto de mayor concientización y precaución. >> continuar leyendo

Fuente NotiExpress