Brokers y gerentes de riesgos adoptan puntos de vista diferentes respecto de una reglamentación acerca de la divulgación de pagos en el Estado de Nueva York.

Brokers y gerentes de riesgos adoptan puntos de vista diferentes respecto de una reglamentación acerca de la divulgación de pagos en el Estado de Nueva York

Esta semana, Risk and Insurance Management Society Inc., alabó la confirmación por parte de un tribunal de una reglamentación sobre pagos a brokers en el estado de Nueva York, pero una asociación estadual de brokers de seguros independientes denunció que la reglamentación era onerosa y dijo que estaba considerando una apelación.

El Tribunal de Apelaciones de Nueva York ratificó la Reglamentación 194, promulgada por el Departamento de Seguros de Nueva York en 2010. La reglamentación exige que los brokers oferentes revelen voluntariamente todas las formas posibles de pagos cuando intentan acordar cobertura de seguros para un cliente.

Según Dan Kugler, un enlace del directorio de RIMS con el comité de asuntos exteriores, lo bueno de la reglamentación es que no hace una distinción entre honorarios, comisiones o comisiones por producción — aquellas comisiones pagadas a los brokers por las aseguradoras por llevarles un determinado volumen de negocios.

“Es por ello que utilizamos el término “pago a brokers”, que nos da una perspectiva más amplia y agrupamos todo en este término», dijo Kugler.

Sin embargo, un vocero de Independent Agents & Brokers of New York Inc. afirmó que la reglamentación contiene disposiciones que imponen una carga excesiva para los brokers.

Tim Dodge, un vocero de la asociación, indicó que una disposición que exige al broker divulgar y mantener registros para cada variación en el pago de cualquier número de pólizas de seguros propuestas genera demasiado papeleo.

Según el ejemplo de Dodge, si un broker recibe cotizaciones de cuatro aseguradoras para una determinada línea de cobertura, el broker debería divulgar todas las variaciones de pago posibles, correspondientes a los endosos y las exclusiones que cada aseguradora pudiera ofrecer.

“Uno debe tener dicha información a mano, en caso de que alguien la solicite”, afirmó.

Será mucho mejor, Dodge continuó, que el mercado libre haga su trabajo. Si a un cliente no le agrada el precio cotizado para una determinada línea de negocios, debería sentirse libre de llevar su negocio a otra parte.

“No me gusta decirle a nadie que está comprando un seguro qué es lo que debería ser importante para él, pero, en realidad, cuando esa persona sufre una pérdida la gran pregunta en su mente es ¿estoy cubierto, y si lo estoy, por cuánto?”,  concluyó Dodge.

Kugler, sin embargo, afirmó que la reglamentación es necesaria porque aunque los cuatro grandes brokers están haciendo un buen trabajo en materia de transparencia, hay muchas otras compañías de brokerage en el mercado que no lo hacen.

“En cuanto a la divulgación, es el espectro completo, desde lo maravilloso hasta lo no tan bueno”, continuó Kugler.

En Nueva York, el tema de las comisiones pagadas por las aseguradoras a los brokers fue objeto de una investigación penal en 2004 bajo el Procurador General de Nueva York Eliot Spitzer, en la que Spitzer sostuvo que los acuerdos de comisiones por producción dieron lugar a manipulación fraudulenta de ofertas y manipulación de clientes.

“En RIMS siempre hemos dicho que deseamos eliminar cualquier conflicto de intereses o la apariencia  de un conflicto de intereses”, afirmó Kugler, “y nos hemos mantenido en esa posición”.