Todos los ojos están puestos en la Cámara ya que la industria de la construcción espera un aumento de los fondos del gobierno para arreglar caminos, puentes y túneles.

Todos los ojos están puestos en la Cámara ya que la industria de la construcción espera un aumento de los fondos del gobierno para arreglar caminos, puentes y túneles.

La aprobación por parte del Senado de un proyecto de ley sobre transporte por un valor de US$ 109 millones podría dar origen a grandes proyectos de infraestructura en todo los Estados Unidos. El proyecto de ley creará 2,8 millones de empleos y arreglará 70.000 puentes en todo el país, afirmó el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid (D-Nevada). También está disponible una importante financiación para la construcción y el mantenimiento de caminos y túneles.

Dado que el proyecto de ley prorroga el fideicomiso de carreteras federales, los proyectos financiados con fondos federales no serían suspendidos cuando expire el 31 de marzo.

La clave es si la Cámara de Representantes aprobará el proyecto de ley o una medida similar propia. La Cámara ha estado impulsando un proyecto de ley con una diferencia clave — la apertura de tierras para el desarrollo de proyectos de gas y petróleo.

Pero con el apoyo a la infraestructura por parte de los dos partidos, es probable que veamos algo, aún si es sólo una prórroga a corto plazo del fideicomiso de carreteras federales. Parece una situación beneficiosa para todos — la industria de la construcción necesita terriblemente la inyección de fondos y los caminos y puentes del país necesitan desesperadamente que se reparen.

“La infraestructura está en una situación de desesperación”, afirmó Ken Caldwell, vicepresidente ejecutivo de Alliant Insurance en Los Ángeles.

Cualquier acción del gobierno en este frente debería llevar a una explosión de la industria de la construcción — lo que significa que los gerentes de riesgos van a tener sus platos llenos, dijo Kevin Coen, director de seguros de infraestructura de la construcción para Liberty Mutual en Boston.

Mientras que el desempleo en la industria de la construcción ronda el 17%, una repentina demanda de mano de obra significa que las compañías deberán enfocarse más intensamente en la capacitación, especialmente porque muchos trabajadores de la construcción han estado sin empleo o realizando otros tipos de trabajos durante la recesión.

“Puede que estén un poco faltos de práctica dado que no han tenido un empleo últimamente”, dijo Coen. “Uno desea asegurarse que ingresen de nuevo a la fuerza laboral y que estén altamente calificados y capacitados”.

Mientras tanto, algunos de los trabajadores más experimentados y entendidos han alcanzado la edad de jubilación y no van a capacitar a los trabajadores más jóvenes.

Además, se les encomienda  a los gerentes de riesgo asegurarse de que los trabajadores jóvenes o inexpertos conozcan los protocolos de seguridad de manera que no se lastimen en el trabajo y originen reclamos por seguros de riesgo del trabajo. Puede que el equipamiento también sea un problema, ya que quizás estuvo sin utilizarse o se volvió obsoleto durante la recesión.

Dado que los acuerdos de infraestructura nueva en general son proyectos grandes y a largo plazo, existe un alto riesgo relacionado con los precios de los materiales de construcción. Si el acero tiene un determinado precio en el primer año de un proyecto, ¿cómo se estima su precio en al año 10 del proyecto?

Cuando se trata de ganar licitaciones, el oferente del precio menor siempre tendrá ventaja — especialmente dada la importancia que el gobierno le ha dado al gasto en los últimos años.  Pero la buena gestión de riegos también puede ayudar a una empresa a conseguir un contrato al mostrar que tiene menos lesionados y mejor calidad de trabajo.

Desde el punto de vista de los seguros, los proyectos que rondan la marca de los US$ 100 millones, permiten contar con un programa de seguros controlado por el dueño — lo que significa que los seguros de riesgos del trabajo, de responsabilidad civil y de exceso pueden ser adquiridos por el dueño y reunidos en una sola póliza.  Ese escenario puede ahorrar entre el 2% y el 3% en el costo de la construcción, afirmó Caldwell.

“En un proyecto de US$ 100 millones, significa 2 o 3  millones”, agregó.  “Es muy importante”.