El broker de reaseguros Willis Re lanzó una herramienta diseñada para ayudar a las compañías aseguradoras a medir la exposición de sus carteras a los riesgos de seguridad cibernética, lo que constituye el esfuerzo más reciente para desarrollar un mercado en crecimiento que de todos modos ha enfrentado inquietudes por errores potenciales.

El objetivo de la herramienta, denominada PRISM-Re, es ayudar a las compañías de seguros a entender cuánto riesgo enfrentan en caso de que deban pagar por todo, desde manejar una crisis de ataque cibernético hasta contratar servicios de monitoreo de crédito en caso de que los datos privados sean violados.

La seguridad cibernética ha pasado a ser una gran inquietud tanto para las compañías que enfrentan una serie de ataques como para las compañías aseguradoras que intentan determinar cuánto de ese riesgo pueden suscribir en términos económicos.

Un estudio realizado por McAfee en 2014 estimó que los delitos cibernéticos representan un costo para la economía mundial de entre US$ 375.000 millones y US$ 575.000 millones al año.

Pero el crecimiento del mercado de seguros cibernéticos se ha visto limitado por varios factores, entre otros, la falta de un modelo de riesgos que mida el alcance de los daños posibles así como la naturaleza cambiante de los ataques y las defensas.