En tanto no se avance con una nueva ley de ART, para protegerse frente a la creciente litigiosidad, los empresarios deberán conformarse con la nueva póliza de Responsabilidad Civil empleadores.

Esta nueva cobertura, que fue aprobada por la Superintendencia de Seguros de la Nación a comienzos de año, busca dar protección financiera ante los posibles reclamos que se presenten ante la justicia por enfermedades o accidentes laborales que excedan la indemnización que otorgue la ART.

En el mercado, la nueva póliza no ha sido recibida con demasiado optimismo. “Se trata sólo de una herramienta que ayuda a los empresarios al momento de las demandas. Pero para reducir el número de juicios es necesario trabajar sobre las causas y no sobre los efectos”, dijo Armengou.

Los especialistas sostienen que estas nuevas coberturas no cubren uno de los factores que más demandas genera: las enfermedades no listadas. “No se trata de un seguro sin franquicia. Sólo cubre por accidentes laborales y afecciones tipificadas en la ley actual”, sostuvo Muerza.

“Es una póliza que cubre únicamente un aspecto del problema, que es el reclamo por la doble vía. Fue creada pensando sobre todo en las PYMES, que son las que podrían tambalear económicamente ante un fallo en contra en un juicio laboral. Pero tampoco es un producto fácil de comercializar. Hay que salir a venderlo. Ningún empleador lo adquirirá espontáneamente”, agregó Bovo.