La petrolera estatal brasileña Petrobras confirmó que se ha producido una fuga de gas de «cantidad mínima» y sin riesgo de explosión o incendio en una de sus plataformas de hidrocarburos de la cuenca de Campos, en aguas de la costa de Río de Janeiro.

El escape, que se registró en un área aislada, tuvo lugar en la plataforma P-40, ubicada en la principal cuenca petrolífera del litoral brasileño, y efectivos del equipo técnico de la empresa están trabajando en su reparación, explicó a Efe una fuente de la compañía.

Según un comunicado divulgado por la firma, después de ser identificada la fuga se llevó a cabo el «análisis de riesgo, cuyas conclusiones fueron discutidas y aceptadas por la comisión interna de prevención de accidentes».

De acuerdo con esta versión, los expertos de Petrobras están reparando el punto del escape, que está siendo controlado por sensores y no supone un «riesgo para las personas que están trabajando» en la plataforma. Anteriormente, fuentes sindicales habían asegurado que la fuga tuvo lugar en un punto que se encuentra en reparación provisional desde el año pasado. «Los trabajadores defienden la parada de la producción de la plataforma. Para el sindicato, esta providencia debería haber sido tomada inmediatamente después de la identificación del vertido siguiendo el precepto de “ante la duda, pare”, reza una nota del Sindicato de Petroleros del Norte Fluminense.