La Pension Benefit Guaranty Corp. (PBGC) podría sufrir la pérdida más grande de su historia, y los empleados y jubilados de American Airlines podrían perder cientos de millones de dólares en beneficios prometidos, si la empresa en crisis financiera cancela sus cuatro planes de pensiones, los cuales carecen de financiación suficiente.

Muchas fueron las especulaciones sobre el futuro de los planes de pensiones de American luego de que AMR Corp, la compañía controlante de American, presentó la solicitud de quiebra bajo el Capítulo 11 para reorganizar sus operaciones en Fort Worth, Texas.

Según las estimaciones de PBGC, los cuatro planes, que brindan cobertura a casi 130.000 participantes, cuentan con activos por alrededor US$ 8.300 millones y alrededor de US$ 18.500 millones en beneficios prometidos. PBGC afirmó que si los planes se cancelan, la agencia sería responsable de alrededor US$ 17.000 millones en beneficios, lo que resultaría en una pérdida de US$ 8.700 millones para la agencia. En su informe 10-K de 2010, American afirmó que, a finales del ejercicio, los planes contaban con alrededor de US$ 7.800 millones en activos y obligaciones por beneficios definidos de aproximadamente US$ 13.500 millones.

Según el valor final de los activos y pasivos de los planes, si los planes se cancelan, la pérdida sería la mayor sufrida por la compañía PBGC y eclipsaría la pérdida de US$ 7.350 millones sufrida en el marco de su absorción en 2005 de cuatro planes de pensiones de United Airlines.

Si finalmente PBGC absorbe los planes de American, ello representaría la primera pérdida multimillonaria en dólares de la agencia desde 2009, cuando ésta asumió el control de planes de pensiones con una gran insuficiencia de fondos y patrocinados por la autopartista fallida Delphi Corp., la que PBGC estima costará más de US$ 6.300 millones.

En el ejercicio fiscal 2011, la compañía PBGC informó un déficit récord de US$ 26.000 millones en sus programas de beneficios.