Los analistas consultados por la encuesta Focus estiman una mayor inflación y una mayor caída del PIB

El mercado financiero empeora, semana a semana, son las proyecciones para la economía brasileña. En el caso de la inflación, medida por el Índice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA), la proyección pasó de 8.39% a 8.46% este año. Esta es la octava semana consecutiva de subida. Para 2016, la estimación sigue en el 5,5%, según la encuesta Focus, del Banco Central, anunciada el lunes 8.

En cuanto a la desaceleración de la economía, la tasa esperada pasó de 1.27% a 1.30% del PIB. Esta es la tercera peor seguida en el estimado para el Producto Interno Bruto (PIB), la suma de todos los bienes y servicios producidos en el país. El próximo año, la proyección es de la recuperación económica, con un crecimiento del 1%. A pesar de la recesión, el mercado proyecta un nuevo ajuste de la tasa básica de interés, la tasa Selic, para controlar la inflación. La semana pasada, el Comité de Política Monetaria (Copom) del BC aumentó la tasa Selic por sexta vez consecutiva, a 13,75% al año, regresando al mismo nivel de enero de 2009.

Como resultado, las instituciones financieras creen que la Selic llegará a finales de 2015 en un 14% al año. Se utiliza para controlar los precios, el aumento de la tasa Selic afecta a la economía, pasando por un año de recesión, con una caída de la producción y el consumo.

Para los mercados financieros, la producción industrial debe tener una caída del 3,20% este año. La estimación de la semana pasada fue un descenso del 2,80%. El pronóstico para el superávit comercial (resultado positivo para las exportaciones menos importaciones) tuvo una mejora marginal, aumentando de US$ 3 billones a US$ 3.1 billones.

También avanzó el estimado del saldo negativo en las transacciones corrientes (registros de compra y venta de bienes y servicios de Brasil y otros países), ajustados de US$ 83,3 billones a US$ 84,1 billones este año. En cambio, la proyección para la cotización del dólar sigue en R$ 3,20 a fines de 2015. Y la expectativa de las instituciones financieras para la inversión extranjera directa (recursos que intervienen en el sector productivo del país) aumentó de US $ 66 billones a US$ 67.5 billones en 2015.