Según algunas fuentes, un nuevo sistema masivo destinado a reducir el riesgo de daños provocados por huracanes y tormentas en el Área Metropolitana de Nueva Orleans desarrollado en respuesta a los efectos catastróficos del huracán Katrina será completado en breve, aunque su impacto en las tasas de seguros podría tomar más tiempo en manifestarse. 

El año pasado, el Sistema de Reducción del Riesgo de Daños por Huracanes y Tormentas del Área Metropolitana de Nueva Orleans (Greater New Orleans Hurricane and Storm Damage Risk Reduction System) por un valor de US$ 14.600 millones estaba terminado en un porcentaje mayor al 97%, y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos espera finalizar el proyecto hacia fines de junio.

A fines de octubre, un grupo de ejecutivos del sector de seguros — y Business Insurance — recorrieron varias partes clave del nuevo sistema de reducción del riesgo junto al cuerpo de ingenieros.

La visita fue organizada por Warren Perkins, vicepresidente y director de riesgos de Boh Bros. Construction Co. L.L.C. en Nueva Orleans, y su objetivo fue concientizar al mercado de seguros acerca de las mejoras en materia de reducción de riesgos que entrarán en vigencia en Nueva Orleans con la esperanza de que los precios y la capacidad de los seguros en el área se vean afectados.

El sistema de 133 millas de perímetro está diseñado para soportar un evento con 1% de probabilidad de ocurrencia (un evento cada 100 años), y el cuerpo de ingenieros mejoró y fortaleció todos los diques, muros de contención, estaciones de bombeo y protectores contra oleaje a lo largo del perímetro.

Los superlativos sobre el sistema abundan: la estación de bombeo de drenaje más grande del mundo, la mayor barrera contra oleaje en su clase del mundo, la mayor colocación continua de concreto desde la construcción de la Prensa Hoover, y así sucesivamente.

“El sistema no se parece al que existía anteriormente antes del huracán Katrina en términos del nivel de reducción del riesgo provisto”, explicó Michael F. Park, jefe del Equipo de Tareas Hope de Luisiana, parte de la División del Valle de Mississippi del Cuerpo de Ingenieros.

El sistema de reducción del riesgo, ya casi terminado, se enfoca en detener el oleaje producido por tormentas en el perímetro del Área Metropolitana de Nueva Orleans, y en bombear cualquier potencial inundación fuera de dicho perímetro.

En la actualidad, si nos enfrentamos con una tormenta similar en recorrido e intensidad al huracán Katrina, “nos debería ir bastante bien en términos de la reducción del riesgo de inundación”, dijo Park.

 

El estudio incluyó el modelado de 152 tormentas — algunas reales y algunas teóricas — que van desde un evento cada 25 años a un evento cada 5.000 años.

“También tuvimos en cuenta el hundimiento que experimentamos en la región sur de Luisiana así como los efectos del cambio climático y la elevación del nivel del mar para diseñar funciones resistentes que sean efectivas hasta 2057”, agregó Park.

Algunos sugieren que a pesar de la robustez del sistema de reducción de riesgo por huracanes y tormentas a punto de ser finalizado, las mejoras podrían no verse reflejadas en el mercado de seguros comerciales de Nueva Orleans durante algún tiempo.

John A. Tutera, vicepresidente senior de obras civiles terminadas para la división de líneas especiales de Hiscox USA en Nueva York afirmó que cree que es importante para los brokers y los asegurados continuar argumentando a favor del perfil de riesgo mejorado de Nueva Orleans.

“Creo que lo principal que siempre le he dicho a muchos clientes y brokers es que uno realmente tiene que salir al mercado y explicar qué cosas han cambiado y qué está sucediendo”, concluyó Tutera.

Perkins explicó que su interés en organizar el recorrido del Sistema de Reducción del Riesgo de Daños por Huracanes y Tormentas se basó en un ejercicio que Boh Bros. realizó para identificar el objetivo fundamental y los valores de la compañía.  “Y ese objetivo fundamental era servir a la comunidad de manera honorable”, indicó Perkins.

“De eso se trata…. ayudar a Nueva Orleans y a nuestra comunidad, y continuar reconstruyendo nuestra ciudad para recuperar nuestro pueblo y nuestros negocios”, agregó.