Cada vez con mayor frecuencia, administrar de forma efectiva los reclamos de seguros de discapacidad relacionados con las enfermedades mentales requieren de un conocimiento especializado acerca de las relaciones concomitantes que se comparten con las condiciones médicas físicas.

Según un panel de expertos en XVII Foro Nacional Avanzado sobre la Vía Judicial de los Reclamos de Seguros de Discapacidad del Instituto Estadounidense de Conferencias que tuvo lugar en Filadelfia, con el fin de ayudarlos a discernir la legitimidad de los reclamos de empleados de contar con beneficios por discapacidad a corto y largo plazo debido a depresión, ansiedad y otras condiciones “no visibles”, los empleadores y sus aseguradoras deberían consultar proveedores forenses independientes especializados en el cuidado de la salud mental.

Más de dos tercios de los adultos con desórdenes mentales diagnosticados clínicamente también mencionaron sufrir de una o más condiciones médicas, mientras que el 29% de los adultos con una condición médica presentaban una condición de salud mental concomitante, reveló un estudio realizado en 2011 por la Fundación Robert Wood Johnson en Washington.