Si bien resulta esencial que las organizaciones cuenten con políticas de comunicación en medios sociales, capaciten a sus empleados en tales políticas y las apliquen, el esfuerzo se complica con la evolución permanente de los medios sociales y la tecnología, de acuerdo con lo manifestado por un experto en materia de cuestiones legales en torno a los medios sociales.

Al disertar en la conferencia anual de Public Risk Management Assn. en Nashville, Tennessee, Charles Leitch, director de Patterson Buchanan Fobes Leitch & Kalzer Inc. P.S. en Seattle expresó: “No hay respuestas sencillas y ese es el problema con los medios sociales”. Está cambiando totalmente en la actualidad y no va a dejar de cambiar ya que la tecnología es un tsunami que nunca se detiene.»

“Existen muchas exposiciones legales en la actualidad en los medios sociales, pero están en evolución”, expresó el Sr. Leitch, al mencionar las exposiciones en áreas tales como derechos civiles, difamación, invasión de privacidad, negligencia, protección del consumidor, discriminación y las exposiciones previstas en la Ley Federal de Comunicaciones Almacenadas (Stored Communications Act). “Y la realidad es que los canales de exposición evolucionan debido a la evolución de los medios sociales, manifestó.

Dos áreas en las que las entidades habitualmente entran en conflicto con los medios sociales, indicó el Sr. Leitch, son las restricciones demasiado vagas sobre los debates de los empleados acerca de diversos temas y el despido ilegal o disciplina de los empleados respecto de los anuncios en los medios sociales.

Ha recomendado que las entidades no se vuelvan “diligentes” al regir el uso por parte del personal de los sitios de redes sociales. Según la primera reforma, “Tengo permitido regresar a casa y decir que odio mi trabajo. Puedo ponerlo en todos los lugares que quiera», comentó el Sr. Leitch. “Puedo ponerlo en Facebook y no cambia nada.”

Asimismo, sugirió que las políticas en materia de medios sociales no deberían reflejar «expectativas irrealistas» del comportamiento de las personas en Internet. “La gente puede hacer tonterías”, expresó el Sr. Leitch.