Alarmados debido a su vulnerabilidad a todo, desde piratería sofisticada hasta el abogado que desafortunadamente adjunta la hoja de cálculo equivocada a un mensaje de correo electrónico, los estudios jurídicos están recurriendo a la nueva cobertura que es necesario tener: el seguro cibernético.

En los últimos años, los estudios jurídicos más importantes han adquirido pólizas para cubrir los costos de una violación de datos: notificar a clientes o empleados, llevar a cabo una investigación forense y, en caso de ser necesario, emitir cheques a abogados o entes de reglamentación. En la actualidad, los estudios de mediano tamaño y aquellos pequeños también están buscando estas pólizas.

Las compañías de seguros basan sus decisiones de suscripción en el tamaño del estudio jurídico, medido por la cantidad de empleados y los registros de clientes que conserva, además de las áreas en las que trabaja. Las fusiones y adquisiciones son objetivos atractivos para los piratas informáticos, debido a su acceso a información sensible. Los estudios jurídicos que cuentan con clientes del sector de atención de la salud pueden estar en riesgo debido a su posible acceso a registros protegidos por las leyes en materia de privacidad.

Una encuesta acerca de la información sobre reclamos de seguros en 2014 llevada a cabo por NetDiligence, compañía de evaluación de riesgos cibernéticos, reveló que el 10% de los reclamos se originó en la industria de los servicios profesionales, en comparación con los servicios financieros y el sector de atención de la salud, que juntos generaron casi la mitad de los reclamos. El costo promedio de un reclamo en la industria de los servicios profesionales fue de US$ 230.000.

Además, todavía no hay consenso entre las compañías de seguros en lo que respecta a qué cubre (en caso de cubrir) la póliza de responsabilidad civil profesional de un estudio jurídico, es decir, el seguro que paga cuando se entabla una demanda contra un abogado por responsabilidad profesional. Attorneys’ Liability, Assurance Society Inc. emitió un memorando en el que describe qué gastos cubriría su póliza de seguro de responsabilidad civil profesional estándar y presenta un nuevo producto que limitaría los riesgos cibernéticos de los estudios jurídicos a US$ 250.000.

Los abogados también parecen estar leyendo las noticias: las ventas de seguros cibernéticos de BigData Insure L.L.C., con sede en Chicago, una empresa orientada a estudios jurídicos con 50 o menos abogados, se dispararon durante el cuarto trimestre de 2014, luego de violaciones de datos de alto perfil en The Home Depot Inc. y Sony Pictures Entertainment Inc.

Los estudios jurídicos más grandes podrían gastar entre US$ 40.000 y US$ 75.000 por año para obtener cobertura por entre US$ 5 millones y US$ 10 millones, mientras que los estudios pequeños podrían pagar entre US$ 3.500 y US$ 7.500 para adquirir una póliza con cobertura por entre US$ 1 millón y US$ 5 millones.

Algunos estudios jurídicos que adquirieron pólizas de seguro cibernético hace algunos años actualmente están buscando mejores acuerdos. Las compañías de seguros que alguna vez se negaron a cubrir las violaciones de datos debido a la pérdida de una computadora portátil ahora lo harán. A medida que las compañías de seguros buscan nuevos negocios, los abogados y los brokers predicen que la competencia respecto de qué problemas cubrirán las pólizas se extenderá a las primas.