Según informó la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), las pérdidas económicas causadas por desastres naturales a los cultivos y el ganado alcanzaron los US$ 11.000 millones en América Latina y el Caribe entre 2003 y 2013.

Un total de 37 desastres naturales afectaron a 19 países de la región, con pérdidas que ascienden al 3% acumulado del PBI en esos países durante dicho período. 55% de las pérdidas fueron causadas por inundaciones, el 30% por sequía, y el resto por huracanes y tormentas fuertes.

Brasil fue el país más afectado en términos de producción agrícola. Colombia se vio severamente afectada por inundaciones en 2007, 2010 y 2011, México sufrió el huracán Emily y sequías en 2011, y Paraguay luchó contra sequías en 2011 y 2012.

La FAO también dijo que hasta un tercio de la población en América Latina y el Caribe vive en zonas con alto riesgo de desastres naturales.

Según la organización, el cambio climático y los desastres naturales relacionados son los mayores obstáculos para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles de las Naciones Unidas, los cuales apuntan a poner fin al hambre, garantizar una mejor nutrición y promover la agricultura sostenible para el año 2030.