Los aseguradores no esperan que las tasas de interés aumenten significativamente el año próximo.

Los aseguradores no esperan que las tasas de interés aumenten significativamente el año próximo, lo que los lleva a buscar alternativas para mejorar los retornos y gestionar el riesgo, afirmó el jefe del mayor gestor de activos para compañías aseguradoras del mundo.

Randy Brown, el jefe mundial de Deutsche Insurance Asset Management, dijo que los aseguradores están siendo forzados a mirar fuera de su zona de confort tradicional de bonos de grado de inversión debido a las tasas de interés persistentemente bajas. Históricamente, los aseguradores han invertido el 80% de sus activos o más en esa clase.

Pero Brow agregó que los clientes de seguros de Deutsche Bank A.G. no esperan que las tasas aumenten el año próximo, aunque sí esperan que aumenten sólo moderadamente en los próximos tres años. Debido a que las tasas están tan bajas, los aseguradores están mirando a acciones que pagan dividendos, préstamos para infraestructuras, bienes raíces comerciales e inversiones ecológicas (“verdes”) como alternativas para colocar sus US$ 23 billones en activos.

En una presentación efectuada en Nueva York, Brown, cuya unidad maneja US$ 200.000 millones para los aseguradores, afirmó que “nunca antes estuvimos en esta situación. Están convencidos de que en el futuro las tasas serán más altas; sólo que la fecha es incierta”.

Compañías de seguros comerciales

Las tasas de interés persistentemente bajas afectan a los aseguradores de maneras diferentes. Para las compañías de seguros comerciales, cuyos portafolios tienen duraciones más cortas, las tasas de interés bajas significan retornos bajos sobre el capital que necesitarán en el corto plazo. Ello, combinado con las fuertes pérdidas sufridas por las compañías de seguros patrimoniales como consecuencia de los desastres naturales ocurridos en varias partes del mundo, ocasiona un problema sin resolver en el estado de resultados.

“Tienen un problema de ganancias en cuanto al pasivo; tienen un problema de ganancias en cuanto al activo”, observó Brown.

“Se están aferrando al efectivo un poco más, pero también se están dando cuenta de que esto es costoso” agregó.