Según los supervisores de la industria, nuevas normas están a punto de elaborarse a tiempo para la cumbre de los líderes del G20 con el fin de asegurar que ninguna compañía aseguradora sea demasiado grande para quebrar, aunque a diferencia de lo que sucede con los bancos, puede que las nuevas normas no incluyan recargos de capital.

Las nuevas reglas propuestas, las que la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros (IAIS, por sus siglas en inglés) está ayudando a elaborar para el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, por sus siglas en inglés), apuntan a evitar que se repitan los problemas sufridos por AIG, que fue objeto de un rescate por parte del gobierno de los Estados Unidos durante la crisis financiera de 2008.

El FSB y el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea establecieron planes en julio para incrementar la capacidad de absorción de pérdidas de los mayores bancos del mundo a través de recargos de capital, aunque afirmaron que seguían trabajando sobre otras empresas financieras, inclusive aseguradoras.