Las acciones legales como consecuencia de las fusiones y adquisiciones son un creciente problema para las corporaciones y sus compañías de seguros de D&O.

La transacción judicial por US$ 146,3 millones anunciada por Duke Energy Corp. es la más reciente de una cadena de transacciones judiciales de gran valor relacionadas con supuestos actos ilícitos durante acuerdos relacionados con fusiones y adquisiciones.

La transacción judicial a la que arribó Duke Energy, con sede en Carolina del Norte, fue a raíz de una demanda colectiva por títulos valores respecto del cambio de último minuto del principal ejecutivo de la compañía luego de una fusión.

Entre las recientes transacciones importantes con motivo de fusiones y adquisiciones, se incluyen las siguientes:

  • En el mes de diciembre de 2014, Freeport-McMoRan Inc., con sede en Phoenix, anunció una acción judicial por US$ 137,5 millones en una acción derivativa en relación con la compra de dos compañías de petróleo y gas.
  • En noviembre de 2014, hubo una transacción judicial por US$ 275 millones en una acción derivativa y demanda colectiva consolidada entablada por accionistas respecto de la compra realizada en octubre de 2013 por Activision Blizzard Inc., compañía de juegos de video con sede en Santa Mónica, California, y un grupo de accionistas, del 88% de las acciones que Vivendi S.A., con sede en Paris, tenía en la empresa.
  • En noviembre de 2014, Leucadia National Corp., una compañía controlante diversificada con sede en Nueva York, anunció una transacción por US$ 70 millones en una demanda colectiva como consecuencia de su adquisición, en marzo de 2013, del banco de inversión con sede en Nueva York Jefferies Group L.L.C.

Según Cornerstone Research, con sede en Boston, el 93% de los acuerdos relacionados con fusiones y adquisiciones valuados en más de US$ 100 millones fue objeto de litigio en 2014, porcentaje casi sin variaciones respecto del 94% en 2013.

El caso de Duke Energy es un “llamado de atención acerca de que los litigios relacionados con fusiones y adquisiciones no siempre se resuelven con algún pago rápido del valor de los daños a los abogados del demandante”, agregó.

Si tomamos en consideración las otras transacciones judiciales con motivo de fusiones y adquisiciones, el señor LaCroix manifestó que los litigios relacionados con fusiones y adquisiciones actualmente están generando preocupaciones tanto en lo que respecta a su frecuencia como a su gravedad. “Una transacción judicial de esta magnitud realmente pone el asunto en shock relief”, agregó el señor LaCroix.