Según un análisis realizado por Aon Benfield, se esperan más fusiones y adquisiciones entre los reaseguradores debido a las presiones de escala subyacentes que afectan a la industria.

Durante un comunicado acerca del informe agregado en el que se analizan los resultados de los reaseguradores más importantes del mundo, la compañía indicó que las condiciones para las fusiones y adquisiciones han sido las adecuadas durante varios años.

Se esperaba que las fusiones se vieran entre participantes de una sola línea dentro del mercado de catástrofes de bienes de menores dimensiones, quienes buscan diversificar y obtener un mejor puesto en la escala.

El informe indicó que las fusiones de las compañías de seguros y los reaseguradores más importantes, como, por ejemplo, la fusión propuesta entre XL Group P.L.C. y Catlin Group Ltd., posiblemente sean movimientos defensivos, en parte debido a la actividad adicional de fusiones y adquisiciones que se espera en los próximos meses.

Los reaseguradores necesitan determinada escala para aprovechar satisfactoriamente el capital de terceros. El tamaño también puede dar lugar a economías de escala cuando determinados costos aumentan, como, por ejemplo, los costos de reglamentación.

El informe añadió que el capital disponible para suscribir negocios de reaseguro ascendió a US$ 575.000 millones en 2014, cifra superior a los US$ 540.000 millones en 2013.

Del total, US$ 64.000 millones provenían de fuentes alternativas de capital, en comparación con los US$ 50.000 millones en 2013, según indica el informe.

Si bien las tasas para la cobertura proporcionada por capital alternativo, como, por ejemplo, los bonos para riesgos catastróficos, actualmente están disminuyendo en general, igualmente hay capital de sobra proveniente de fuentes tales como los fondos de jubilaciones «que se agolpa para poder entrar en esta clase».

Los 31 reaseguradores que Aon Benfield analiza para su informe registraron primas brutas suscriptas por US$ 311.000 millones en 2014, un incremento del 9% en comparación con 2013.

Del total, US$ 226.000 millones provinieron de los negocios de seguros comerciales, un aumento en comparación con los US$ 202.000 millones en 2013, según el informe.

Algunos reaseguradores han hecho un giro hacia los negocios proporcionales y los negocios de largo alcance (long-tail) para contrarrestar el efecto de las tasas decrecientes en algunas de sus líneas, en especial los negocios de catástrofes de bienes.