El periódico New York Times informó, basándose en personas que contaban con información de la investigación, que las autoridades federales que investigan la violación de datos en JPMorgan Chase & Co. confían en que en los próximos meses se entablará una demanda penal contra los piratas informáticos.

En octubre pasado, JPMorgan reveló que los nombres, direcciones, números de teléfono y direcciones de correo electrónico de alrededor de 83 millones de clientes fueron expuestos en un ataque perpetrado por piratas cibernéticos, dando lugar a la que resultó ser una de las mayores violaciones de datos de la historia.

El periódico informó que los funcionarios de las fuerzas de seguridad creen que varios de los sospechosos pueden ser aprehendidos, es decir, viven en un país con el cual los EE.UU. tienen un tratado de extradición.

Según informó el New York Times, el caso está avanzando rápidamente, en parte debido a que el ataque no fue tan sofisticado como se creyó en un principio, y las autoridades de las fuerzas de seguridad pudieron identificar por lo menos a algunos sospechosos en forma temprana.

El periódico agregó que la investigación está siendo manejada en los niveles más altos de las fuerzas de seguridad: el FBI en Nueva York ha asignado a varios agentes senior al caso, junto con uno de los mejores fiscales de la división de delitos informáticos de la fiscalía de los Estados Unidos en Manhattan, a cargo del fiscal Preet Bharara.

Funcionarios de JPMorgan rehusaron comentar al respecto.