El resultado técnico registrado por las aseguradoras en sus estados contables a diciembre de 2013 ha puesto en evidencia, una vez más, hasta qué punto las compañías del sector son dependientes de sus inversiones para generar rentabilidad.

En el primer semestre del ejercicio 2013/2014, el quebranto técnico alcanzó a $ 5.710 millones, un 86% más que en el mismo período de 2012. Pero el resultado financiero, producto de la rentabilidad de las inversiones, tuvo también un importante incremento del 80% y alcanzó a $ 11.647.

Históricamente las pérdidas técnicas se han compensado con las ganancias financieras, pero observando a cada compañía aseguradora individualmente, esta lógica no siempre se repite.