La ley federal limita la responsabilidad de Amtrak en el descarrilamiento de tren fatal ocurrido en Filadelfia, a US$ 200 millones.

El choque causó la muerte de por lo menos ocho personas, y más de 200 resultaron heridas. Según los investigadores federales, el tren que se dirigía de Washington a Nueva York iba a 170 kms por hora al aproximarse a una curva en la cual el límite de velocidad es de 80 kms por hora.

Los investigadores federales indicaron que, si bien el ingeniero accionó los frenos, el tren solamente disminuyó la velocidad a 164 kms por hora antes de que su caja negra dejara de grabar.

La Ley de Reforma y Responsabilidad de Amtrak de 1997 (Amtrak Reform and Accountability Act of 1997) limita la responsabilidad de Amtrak, incluyendo los daños y perjuicios punitivos, a US$ 200 millones por accidente. La ley también requiere que Amtrak mantenga una cobertura de responsabilidad civil mínima para hacer frente a los reclamos a través de los seguros y autoseguros de por lo menos US$ 200 millones por accidente.