La ley 26.773 sancionada el 24 de octubre del 2012 finalmente fue reglamentada por el Ejecutivo a través del decreto 472/2014. Entre sus aspectos fundamentales debe destacarse:

  • La Incapacidad Laboral Permanente ya no tendrá situación de provisionalidad.
  • Prolongación del período de Incapacidad Laboral Temporaria.
  • El principio general de pago único, opción excluyente e indemnización adicional del 20%.

La Incapacidad Laboral Permanente, es decir, aquella disminución en la capacidad laborativa del empleador producida por un hecho dañoso, no tendrá el carácter de provisionalidad que tenía en el régimen anterior. Periodo en el cual el trabajador percibía una prestación de pago mensual. Quitado ese periodo por el decreto reglamentario la declaración de incapacidad adquiere carácter definitivo debiendo abonarse un pago único tanto para aquellas incapacidades iguales o menores al 50% como aquellas superiores al 50 % e inferiores al 66 %. En cambio la prestación adicional por Gran Invalidez deberá continuar abonándose en forma mensual.

Prolongación del periodo de Incapacidad Laboral Temporaria, en los casos que el daño sufrido por el trabajador le impida realizar sus tareas habituales mas allá del plazo de un año (plazo en el cual cesa la ILT) y no haya certeza del grado de disminución de la capacidad laborativa, la Aseguradora deberá solicitar a los organismos competentes un nuevo periodo transitorio de hasta 12 meses para determinar el porcentaje de incapacidad. Durante el nuevo periodo adicional de 12 meses el obligado al pago deberá abonar una prestación dineraria en concepto de ILT. Sobre este punto deberán tomar atención, principalmente, las empresas que hayan asumido el pago de la ILT ya que el limite no será de 12 meses sino que podrá prorrogarse hasta que se determine la incapacidad laborativa (con un máximo de hasta 24 meses desde la primer manifestación invalidante).

Principio general de pago único, opción excluyente e indemnización adicional del 20 %, una vez declarado el porcentaje de incapacidad permanente (para aquellas menores o iguales al 50% y mayores al 50% pero inferiores al 66%) o la muerte del trabajador se deberá realizar un pago indemnizatorio único. El plazo para cumplir con la reparación dineraria es de 15 días corridos. En caso de muerte los 15 días comienzan a contar desde que se acredita el carácter de derecho habiente.

A la reparación dineraria debe incluirse el 20% en concepto de otros daños no reparados, pero con una salvedad, este 20% se debe adicionar cuando el accidente ocurre en el lugar de trabajo o lo sufra el dependiente mientras se encuentre a disposición del empleador, dejando fuera los accidentes ocurridos in itinere.

Los damnificados podrán optar de modo excluyente entre las indemnizaciones previstas en este régimen de reparación o las que pudieren corresponder con fundamento en otros sistemas de responsabilidad. El principio de cobro de sumas de dinero o la iniciación judicial en uno u otro sistema implica que se ha ejercido la opción con plenos efectos sobre el evento dañoso.