Zurich Financial Services Group anunció los resultados de su nueva encuesta “Risk Management in a Time of Global Uncertainty” realizada en colaboración con Harvard Business Review Analytic Services.

Zurich Financial Services Group (Zurich) anunció los resultados de su nueva encuesta “Risk Management in a Time of Global Uncertainty” (La gestión de riesgos en tiempos de incertidumbre global) realizada en colaboración con Harvard Business Review Analytic Services (HBRAS, por sus siglas en inglés). Mientras que las empresas internacionales están intensificando su enfoque en la gestión de riesgos empresariales (ERM, por sus siglas en inglés) a raíz de la crisis financiera y la recesión de 2008, la mayoría de los líderes corporativos creen que sus empresas tienen un largo camino por recorrer para construir una cultura de prevención de riesgos más efectiva.

Zurich y Harvard Business Review Analitic Services encuentran que las empresas necesitan gestionar proactivamente los riesgos

Más de dos tercios de los 1.419 ejecutivos encuestados en el nuevo estudio de investigación patrocinado por Zurich expresaron que el tema de la gestión de riesgos ha ganado importancia en los últimos tres años.  Sin embargo, sólo uno de cada diez ejecutivos señaló a su gestión ejecutiva como «altamente efectiva» en la creación de una sólida cultura de gestión de riesgos.

Y aunque la necesidad de vincular la información de riesgos para la toma estratégica de decisiones fue identificada como extremadamente importante, sólo el 14 % considera que su organización lo hizo muy bien. Entre los principales obstáculos para una mejor gestión de riesgos se encuentran los siguientes:

  • Excesiva concentración en el cumplimiento, en lugar de en los procesos fundamentales (42%)
  • Falta de un fuerte apoyo a la gestión (41%)
  • Renuencia a información relacionada al silo organizativo (de-silo related information) (35%)

Un enfoque proactivo para administrar los riesgos

La mayoría de las empresas afirmó que su acercamiento al ERM sigue siendo básico o reactivo. Sin embargo, alrededor del 40 % de los ejecutivos encuestados consideraron su acercamiento al ERM como «proactivo», con la participación del directorio, así como de líderes funcionales en todos los niveles de la organización. Este grupo de «mejores prácticas» incluía servicios financieros, empresas de atención sanitaria y de energía y aquellas empresas con más de 10.000 empleados. Pero muchas otras industrias han iniciado procesos de ERM por primera vez o llevaron las estructuras más rudimentarias a un nivel superior.

«No hay duda de que en el difícil entorno de hoy, los clientes, accionistas y empleados esperan de la alta dirección y del directorio un claro compromiso integral de gestión de riesgos con visión a futuro. Al apoyar las conclusiones de la encuesta que revela que es extremadamente importante vincular la información de riesgo a la toma de decisiones estratégicas, el 41% de las empresas afirmó estar profundizando y ampliando los lazos entre la gestión de riesgos y la planificación estratégica», indicó Axel Lehmann, director del área de gestión de riesgos de Zurich.

Determinación de los riesgos más graves a largo plazo

Dos series de eventos -los desastres naturales y las crisis económicas y financieras- han subido a la cima de las listas de riesgos de las empresas. «Los desastres de los últimos tres años han llevado a las empresas a reforzar sus procesos de ERM y a trabajar más en instaurar una cultura de gestión de riesgos. Algunas empresas también han hecho cambios más básicos diseñados para prevenir casos similares o para permitir a los ejecutivos responder a ellos de manera más efectiva”, comentó Axel Lehmann. “Y al mismo tiempo, sin embargo, la amenaza de eventos imprevistos han alentado a muchas empresas a ampliar su búsqueda de riesgos potenciales” añadió Lehmann.

Un hallazgo sorprendente del estudio es que más allá de los acontecimientos «titulares» de riesgo de desastres naturales y la depresión económica, los riesgos citados más a menudo son en gran medida asuntos operativos que sustentan la capacidad de las empresas para cumplir con sus objetivos estratégicos y mantener una organización viable y competitiva a futuro. Más de la mitad de las compañías mencionaron que los riesgos relacionados con la retención de talento y las adquisiciones han incrementado considerablemente. La reputación corporativa y/o la marca se han convertido en la preocupación más importante en la mitad de las compañías, mientras que la planificación de negocios y la continuidad, así como los riesgos legales, fueron mencionados por casi la mitad.

Integración de la gestión de riesgos en las metas corporativas así como una responsabilidad bien definida

Los ejecutivos de las compañías con un enfoque proactivo expresaron que integrar la gestión de riesgos en los objetivos corporativos es clave para obtener una ventaja competitiva. El estudio dejó claro que la administración de riesgos debe tener un responsable claro para ser eficaz — ejecutivos informaron que es mucho más probable que los Directores de Riesgos (CRO, por sus siglas en inglés) dedicados supervisen la gestión de riesgos en la actualidad que hace tres años, aunque el Director Ejecutivo (CEO, por sus siglas en inglés) tiene la responsabilidad final.

El estudio también encontró que en las compañías con fuertes procesos de ERM, la «responsabilidad» por el riesgo permanece en manos de líderes empresariales y funcionales. El rol del CRO es establecer un marco de gestión de riesgos empresariales, alinear y controlar la toma de riesgos a nivel de todo el grupo, y asesorar, comunicar regularmente y proporcionar recursos para que ellos mismos administren mejor los riesgos. El resultado es lo que los ejecutivos entrevistados para el estudio denominaron una «cultura de colaboración» que integra la conciencia de riesgo en la planificación estratégica de la compañía.

«No se puede subestimar la responsabilidad por el riesgo, ya que la encuesta indica que las empresas que emplean un CRO, quien trabaja conjuntamente con el Director General y la gerencia ejecutiva, obtienen mejores resultados en la administración proactiva de riesgos dentro de la organización», dijo Alex Clemente, director de HBRAS.

Eliminación del individualismo y los cuellos de botella

Algunos de los principales beneficios del ERM citado por los encuestados no estaban directamente relacionados con la gestión de riesgos. En su lugar, los encuestados indicaron que el enfoque integrado de la gestión de riesgos ayuda a sus compañías a lograr un mejor desempeño operativo mediante la eliminación de comunicaciones compartimentadas y el fomento de:

  • Una mejor toma de decisiones estratégicas (39%)
  • Un mejor gobierno corporativo (34%)
  • Una mayor responsabilidad por parte de la dirección (31%)

En la encuesta, los ejecutivos destacaron que su objetivo no era crear un entorno adverso al riesgo sino uno en el cual la mejor medición y comprensión de los riesgos les de más confianza a la hora de tomar decisiones estratégicas para reforzar el negocio.