Los abogados del caso manifestaron que se llegó a una conciliación parcial propuesta de US$ 200 millones por la explosión y el descarrilamiento ferroviario ocurrido en 2013 en Lac-Mégantic, Quebec.

El accidente ocurrido el 6 de julio de 2013 tuvo como resultado además de 48 víctimas fatales, la destrucción de más de 30 edificios, luego de que vagones cargados de fuel oil y no supervisados descarrilaran e incluso algunos de ellos explotaran, lo que causó la peor catástrofe ferroviaria de Canadá en casi 150 años.

En una declaración, los abogados manifestaron que entre los participantes de la conciliación se encuentra la ahora fallida Montreal Maine & Atlantic Canada Co.

Uno de ellos agregó que entre los involucrados en el desastre que no llegaron a una conciliación se encuentran World Fuel Services Corp., distribuidor de combustible con sede en Miami, Canadian Pacific Railway Ltd., con sede en Nueva York, e Irving Oil Ltd., compañía productora y exportadora de combustibles con sede en Saint John, New Brunswick.

La conciliación aún debe ser aprobada por el Tribunal Superior de Quebec y el Tribunal de Quiebras de los Estados Unidos