JPMorgan Chase & Co. anunció que acordó pagar US$ 153,6 millones para llegar a una conciliación con la Comisión de Valores de los EE.UU. (SEC) por cargos de que había engañado a los inversores sobre una transacción con títulos hipotecarios justo en el momento en que el mercado de viviendas del país estaba comenzando a desplomarse.

La SEC también presentó cargos civiles contra Edward Steffelin, un directivo de GSC Capital Corp., bajo la acusación de que había elaborado material de marketing engañoso respecto de la transacción en el que se omitía informar que el fondo de cobertura Magnetar Capital L.L.C. había ayudado a seleccionar títulos subyacentes y había apostado a la baja de tales títulos.

El anuncio llegó casi un año después de que Goldman Sachs Group Inc. acordara pagar US$ 550 millones para conciliar cargos de la SEC respecto de que había omitido informar a los inversores en obligaciones de deuda garantizada (CDO según sus siglas en inglés) denominadas Abacus que John Paulson, un inversor de fondos de cobertura, había ayudado a seleccionar títulos subyacentes y había apostado a la baja de tales títulos.

Según la SEC, en 2007 JPMorgan reestructuró una obligación de deuda garantizada, denominada Squared CDO 2007-1, principalmente con swaps de incumplimiento de créditos relacionados con otros títulos de deuda garantizada cuyo valor se encontraba asociado al mercado de viviendas del país.

Afirmó que el material de marketing de los CDO Squared informaba que las inversiones subyacentes fueron seleccionadas por una afiliada de GSC. Pero de hecho, Magnetar tuvo un papel importante y se benefició de la cesación de pagos debido a una posición corta de casi US$ 600 millones, agregó la SEC.

Al aceptar la conciliación, JPMorgan no admitió acción ilícita alguna. En una declaración, dijo que también había efectuado pagos de aproximadamente US$ 56 millones a inversores en un CDO separado, denominado Tahoma I.