La compañía perforadora de petróleo Transocean culpó a BP P.L.C., en la más reciente disputa entre las compañías respecto del pago de los costos por el desastre petrolero en el mar.

En un informe acerca del derrame ocurrido el año pasado en el Golfo de México, la compañía perforadora de petróleo Transocean culpó a BP P.L.C., en la más reciente disputa entre las compañías respecto del pago de los costos por el desastre petrolero en el mar.

Transocean, propietaria de la plataforma de perforación que explotó y se hundió en el Golfo de México el año pasado, y BP están enlazados en una batalla legal sobre cuál de las compañías es culpable del desastre que ocasionó la muerte de 11 operarios y derramó petróleo crudo en el Golfo durante tres meses.

Es probable que los costos para tapar el pozo de Macondo, limpiar los daños y pagar las demandas de las personas heridas por la catástrofe alcancen los US$ 41.000 millones, inclusive una estimación de entre US$ 4.000 y US$ 5.000 millones en multas.

BP llegó a acuerdos con un propietario parcial del pozo y una compañía de servicios de los yacimientos petrolíferos que le dará a BP alrededor de US$ 1.200 millones para ayudar a reducir su deuda, pero su disputa con Transocean se centra en los problemas principales que llevaron a que ocurra el accidente.

Steven Newman, director ejecutivo de Transocean, mantuvo conversaciones con BP y mantenía una “actitud abierta” sobre la posibilidad de alcanzar una conciliación económica que podría evitar una batalla legal, afirmó el director financiero Ricardo Rosa.

BP llegó a acuerdos para reducir su deuda por el derrame con su socio Mitsui & Co., que pagará US$ 1.100 millones para la limpieza, y con la compañía de servicios de yacimientos petrolíferos Weatherford International Ltd, que pagará US$ 75 millones.

BP afirmó que está intentando llegar a acuerdos con otros socios en las operaciones del pozo, incluyendo a Anadarko Petroleum Corp., Transocean y Halliburton Co., para que también contribuyan a cubrir los costos de limpieza.

Se espera que se abra el período de prueba de cientos de demandas relacionadas con el derrame en febrero de 2012.