En estrecha colaboración con un grupo de expertos, GENERALI, socio oficial de COP21, ha emitido un comunicado en el que pone de manifiesto la relación entre clima y salud en la cumbre organizada en Le Bourget (Francia). En dicha cumbre, los datos más recientes presentados por Vincent Peuch, director del Copernicus «Atmosphere» Service en el European Centre for Medium Term Weather Forecasting (ECMWF), confirman que 2015 será probablemente el año más caluroso registrado desde la era preindustrial.

Además, alerta de que la temperatura media de los últimos 12 meses (de noviembre de 2014 a octubre de 2015) ha sido la más calurosa hasta ahora, y que, en un siglo, la temperatura media global ha aumentado aproximadamente 1º C.

En este contexto, la aseguradora señala en su comunicado la relación existente entre el calentamiento climático y las enfermedades infecciosas, a través de Robert Barouki, miembro de INSERM y profesor de la Universidad Descartes de París. El experto indica, en líneas generales, que el cambio climático global provoca un aumento en la frecuencia y la dureza de los fenómenos meteorológicos extremos (como lluvias torrenciales, sequías y olas de calor), que provocan la aparición de dos tipos de enfermedades infecciosas: las bacterianas, que se trasmiten a través del agua, como el cólera, o parásitos que provocan esquistosomiasis o Fasciola o incluso protozoos, como la amebiasis; y las infecciosas o transmitidas por vectores, como el chikunguña, el dengue, la malaria, la enfermedad de Lyme (transmitida por las garrapatas), etc.

Así, a consecuencia del cambio climático, se corrobora la propagación de enfermedades en zonas que hasta ahora no estaban afectadas ya que, por ejemplo, las inundaciones hacen que aumente su proliferación y contagio, así como la temperatura del agua o que se esté dando la proliferación de insectos o mosquitos portadores de enfermedades.

Fuente: Inese