Los cambios regulatorios internacionales traerán consigo algunas ventajas a los reaseguradores, pero en última instancia es probable que lleven a mayores precios en la cobertura de seguros, expresó un panel de ejecutivos de reaseguros.
Si bien medidas como el régimen Solvencia II de la Unión Europea pondrán un énfasis más marcado sobre la gestión de riesgos, lo cual beneficiará a todos en la cadena de seguros, los costos de cumplir con las exigencias de capital conservadoras se trasladarán a los consumidores de seguros, manifestaron.
Solvencia II es un nuevo régimen regulatorio en materia de seguros que incorpora exigencias más rigurosas de capital, gestión de riesgos y gobierno para las entidades de seguros en la Unión Europea.
“Para los reaseguradores, es volver a lo básico, ya que hemos estado usando los modelos de capital por un tiempo para medir los riesgos de suscripción”, comentó Pedro de Macedo, presidente y director ejecutivo (CEO) de Mapfre Re, unidad de Mapfre S.A. en Madrid. Disertó durante una sesión del Seminario de la Sociedad Internacional de Seguros en Río de Janeiro.

El perfil de riesgo como centro de atención

Las exigencias de la gestión de riesgos de Solvencia II ayudarán a las compañías aseguradoras y reaseguradoras a conocer mejor sus perfiles de riesgo, expresó.

Eso podría llevar a más negocios para los reaseguradores, manifestó James E.D. Vickers, presidente de Willis Re International & Specialty en Londres.
“Obligará a las principales compañías a considerar el riesgo de un modo diferente y es posible que compren más reaseguros”, comentó el Sr. Vickers.
Para que los reaseguradores dirijan sus empresas en forma apropiada, es necesario que su capital se corresponda con los riesgos que asumen y «nos fundamos con ese concepto», expresó Neill A. Currie, presidente y director ejecutivo (CEO) de RenaissanceRe Holdings Ltd. en Pembroke, Bermudas.