Los organismos reguladores estiman que se puede mejorar la seguridad en las plantas nucleares del país.

VIENA – Los organismos reguladores estiman que se puede mejorar la seguridad en las plantas nucleares del país, aún cuando las pruebas realizadas después del desastre de Fukushima han demostrado que son fundamentalmente sólidas, afirmó el máximo organismo de control de Estados Unidos.

Según Gregory Jaczko, presidente de la Autoridad Estadounidense de Regulación Nuclear, luego de trascurrido más de dos tercios de la revisión de 90 días efectuada por un equipo de trabajo para determinar si la catástrofe japonesa había puesto en descubierto algún problema que requiriera actuar con rapidez, se podía apreciar un panorama contradictorio.

“Hasta el momento, seguimos pensando que las plantas en los Estados Unidos operan de manera segura y que el sistema de seguridad con el que contamos es seguro, aunque creemos que existen áreas en las que podemos mejorar”, afirmó Jaczko ante periodistas en Viena.
104 de los 440 reactores en el mundo se encuentran en los Estados Unidos.

La crisis nuclear de Japón, desatada el 11 de marzo por un terremoto y posterior tsunami que paralizaron la planta de Fukushima, llevó el tema de la seguridad a un punto crítico e impulsó la revisión de la seguridad en los Estados Unidos.

La encuesta efectuada en los Estados Unidos se centra no sólo en las normas de seguridad, sino también si éstas están siendo implementadas de la manera correcta, comentó al margen de una conferencia celebrada por la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA, por sus siglas en inglés).