Según un análisis publicado por Munich Reinsurance Co., las pérdidas por catástrofes aseguradas en América del Norte totalizaron alrededor de US$ 18.000 millones en 2014.

Ello estuvo bastante por debajo del promedio de US$ 38.000 millones en pérdidas aseguradas alcanzado en el período 2004-2013. Las peores pérdidas norteamericanas tuvieron que ver con un clima invernal inusitadamente frío. Las fuertes nevadas y ventiscas, sobre todo en el este de los Estados Unidos, generaron cerca de US$ 2.300 millones en pérdidas aseguradas, de acuerdo con Munich Re.

A nivel mundial, las pérdidas por catástrofes aseguradas del año pasado alcanzaron cerca de US$ 31.000 millones, apenas un poco más de la mitad del promedio de 10 años de US$ 58.000 millones. La reaseguradora alemana declaró que la catástrofe natural más costosa para la industria de los seguros en 2014 fue una tormenta de invierno ocurrida en Japón, que dio lugar a pérdidas aseguradas de aproximadamente US$ 3.000 millones. Aunque el ciclón Hudhud, que azotó a India en octubre, fue la catástrofe natural más costosa en términos de pérdidas económicas de aproximadamente US$ 7.000 millones, sólo alrededor de US$ 530 millones en pérdidas estaban asegurados.