El paquete de medidas que el Ejecutivo busca consensuar con gremios y empresarios para reducir los altos niveles de trabajo no registrado incluye una serie de incentivos fiscales para las micropymes, a las cuales además se les fijarán límites en los valores de las alícuotas que pagan a las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (ART), a fin de retomar el diálogo tripartito que lidera el titular de la cartera laboral, Carlos Tomada, para implementar las medidas en un proyecto de ley. La iniciativa propone establecer un pago único bonificado para las microempresas con cinco o menos trabajadores, cuyas remuneraciones no superen los 7.500 pesos brutos (1.232 dólares) que procedan a registrar a sus empleados.

Ese pago único, informa «Infonews», cubrirá en todos los casos el aporte del trabajador al sistema jubilatorio y la contribución patronal a la obra social, pero supondrá una reducción significativa en otras cargas sociales, como el Fondo de Desempleo o el aporte patronal a la jubilación. El costo por la bonificación queda relativamente compensado por el aporte a la contribución social de sectores que hasta el momento estaban marginados. Además, la propuesta incluirá un límite a las alícuotas que les cobran las ART -un porcentaje de la masa salarial- y que en el caso de las micropymes duplican al promedio general del sistema.