El Consejo de Seguridad Química de los EE.UU. (CSB, por sus siglas en inglés) instó a los funcionarios de California a que adoptaran nuevas normas para las refinerías de petróleo, que obligarían a los propietarios de las mismas a probar que pueden operar sus plantas con el menor riesgo posible, según informó el organismo de investigación. Un grupo de trabajo inter-organismos que representa a los organismos estatales de California recomendó tomar medidas similares a Jerry Brown, gobernador de California, en el mes de julio.

El consejo afirmó que la recomendación de comenzar a utilizar un sistema de “plan de seguridad” como los que se utilizan en el Reino Unido y en Australia surgió a raíz de la investigación realizada por el consejo del incendio ocurrido el 6 de agosto de 2012 en una refinería en el área de la Bahía de San Francisco, propiedad de Chevron Corp., en Richmond, California. En una declaración, una vocera de Chevron no trató el tema de las recomendaciones del CSB de implementar cambios en el sistema de reglamentación de las refinerías de California.

El incendio ocurrido el 6 de agosto de 2012 generó una nube gigante de humo negro y espeso y partículas en el cielo sobre el área de la Bahía, lo que generó que 15.000 personas debieran buscar tratamiento médico los días posteriores.