Según un informe de Gallup, Inc., el ausentismo de los empleados a quienes se diagnostica depresión cuesta a los empleadores de los EE.UU. aproximadamente US$ 23.000 millones anualmente.

A más de 18 millones de empleados que trabajan a tiempo completo y a medio tiempo – aproximadamente el 12% de la fuerza laboral total estimada de los EE.UU. – se les ha diagnosticado depresión por lo menos una vez, según indica el informe.

De conformidad con el informe de Gallup, los empleados que trabajan a tiempo completo a quienes se diagnosticó depresión en algún momento de su vida perdieron un promedio de 8,7 días laborales por año por motivos relacionados con la salud, 4,3 días más que los empleados sin antecedentes de depresión.

En forma acumulativa, los empleados que han tenido depresión o actualmente luchan contra la depresión pierden aproximadamente 68 millones de días de trabajo más por año, según los hallazgos del informe de Gallup. A un costo de aproximadamente US$ 341 por ausencia por empleado, los costos por la pérdida de productividad que enfrentan los empleadores se estiman en US$ 23.300 millones por año.