Una compañía de marketing deportivo que según una amplia acusación retuvo contratos para conseguir el «respaldo» de ejecutivos de fútbol corruptos tiene antiguos lazos con la compañía estadounidense de entretenimiento 21st Century Fox, según presentaciones ante la SEC y otros documentos gubernamentales.

La descripción de T&T Sports Marketing Ltd. en la acusación señala que los fiscales estadounidenses intensificaron su atención sobre las compañías de medios de comunicación y lo que ellas podrían haber sabido acerca de los sobornos, dijo una persona familiarizada con el tema.

21st Century Fox incluyó a T&T el año pasado como subsidiaria en un documento presentado ante la Comisión de Valores de los Estados Unidos (SEC).  Su participación en la compañía data de 2002, según documentos oficiales de los Estados Unidos y Argentina.

Fox no tenía control operativo de T&T, dijo una portavoz de Fox. Declinó realizar otras declaraciones.

Fox no fue nombrada en la acusación y tampoco acusada de cometer un delito. T&T tampoco fue acusada de cometer ningún delito.

T&T, que está inscripta en las Islas Caimán, no figura en la guía telefónica y no estaba claro si tiene empleados propios.

Uno de los tres ejecutivos, Alejandro Burzaco, ex presidente de Torneos, fue acusado de participar en un esquema de sobornos en los Estados Unidos en el mes de mayo y se declaró culpable. Los otros dos fueron descritos en la acusación como co-conspiradores pero no identificados. Torneos, propiedad de T&T con Fox, no fue acusada.

15 ejecutivos de alto rango del fútbol fueron acusados, y dos de ellos se declararon culpables.

Las conspiraciones privaron a las federaciones de fútbol del valor total de los derechos de radiodifusión y márketing, y tuvo poderosos efectos anticompetitivos, manifestaron los fiscales.

Según expertos legales, las compañías de medios de comunicación podrían, potencialmente, ser penalmente responsables si se beneficiaron de algún soborno y si sus empleados tenían conocimiento de ello o deliberadamente miraban para otro lado.  Normalmente se utilizan correos electrónicos, mensajes de texto y otros documentos, así como entrevistas con testigos que cooperan para evaluar qué es lo que los empleados saben, si es que saben algo, y cuándo tomaron conocimiento de ello.

El sólo hecho de ser titular de una subsidiaria o afiliada involucrada en un soborno no sería suficiente, sin embargo, para que los fiscales acusen a una compañía de medios importante.  Tendrían que existir evidencias de que la compañía tenía conocimiento de ello o que lo ignoró deliberadamente.

Personas familiarizadas con el asunto dijeron que Fox eligió al estudio de abogados Williams & Connolly para llevar a cabo una revisión interna en relación con la investigación de fútbol. No se pudo determinar el alcance de la revisión. Brendan Sullivan, un socio de la firma que representa a News Corp de Murdoch en el escándalo británico de escuchas telefónicas, no pudo ser contactado para que expresara sus comentarios.