Patricio Rivera, ministro coordinador de la Política Económica, habló sobre el diálogo que, en días pasados, mantuvo el Gobierno con representantes de la banca privada sobre la coyuntura del financiamiento del país, a puerta cerrada.

Durante el Enlace N° 454 emitido desde Latacunga, en Cotopaxi, el funcionario indicó que este sector presentó propuestas de regulación, algo que fue aceptado por su Gabinete y el Ejecutivo como la forma de crear provisiones de manera más barata, ya que “buscan optimizar el fondo de liquidez, buscan defender la liquidez del sistema a través de un mecanismo ingenioso para defender sobre todo a los bancos más chicos, a los que no tienen sucursales, por ejemplo”, manifestó Rivera.

El presidente Correa aprovechó para aclararles a quienes aseguran que el Estado cuenta con fondos de liquidez “no los hemos tenido pero los hemos sabido hacer y no los ha pagado el Gobierno, los ha pagado la banca y tenemos $2.300 millones en fondos para la banca, eso es el 2,3 del PIB”.

Rivera, por su parte, señaló que también se ha ahorrado bastante “tenemos un montón de ahorro (…) Las hidroeléctricas por ejemplo el próximo año nos van a ahorrar ingresos por $750 millones adicionales y esos dineros van a servir para el presupuesto público, para sostener todas las inversiones públicas, todo el programa de inversiones del siguiente año”, especificó.

Agregó que parte de la preocupación del sector bancario es el seguimiento a las previsiones que tomará la reserva general de los Estados Unidos, puesto que aseguró que es posible que anuncien un aumento en las tasas de interés del banco central más importante del mundo: “si esto ocurre, entonces van a subir las tasa de interés de todo el mundo”, enfatizó.

El Gobierno y la banca privada también analizaron la situación del sector externo del Ecuador, y se les garantizó a los banqueros el equilibro que mantendrán en relación a la entrada de dólares a la economía con la salida de dólares, para que la liquidez se mantenga “esto, en un año muy complicado en el que nos han caído las 7 plagas: la caída de los precios de crudo, la apreciación de la moneda, el potencial fenómeno de El Niño. La coyuntura ha sido tan compleja que hasta hemos tenido una contingencia legal importante por el caso Occidental, pero a pesar de eso vamos a seguir adelante. El próximo año vamos a recuperar la tendencia de una economía que se dinamiza”, aseguró.

El Ejecutivo calificó esta reunión de “agradable” por el comportamiento cortés y respetuoso de los participantes, y en tono burlesco dijo sentirse preocupado porque le están empezando a “caer bien los banqueros”.

El mandatario mencionó los nombres de los participantes, entre los que destacó a Antonio Acosta, presidente del Banco del Pichincha; Fernando Pozo, gerente General del Banco del Pichincha; Angelo Caputti, presidente Ejecutivo de Banco de Guayaquil; Julio Mackliff Elizalde, vicepresidente ejecutivo de finanzas del Banco de Guayaquil; Efraín Vieira, presidente del Banco del Pacífico; Fernando Salazar, presidente del Banco Boliviano; Ricardo Cuesta, presidente de Produbanco; Francisco Naranjo, presidente del Banco Internacional; y también asistieron autoridades del Estado como Christian Cruz, Superintendencia de Bancos del Ecuador; Diego Martínez, Banco Central del Ecuador y asesores presidenciales.

 

Fuente: Telégrafo