Según David Sharp, un experto en cobertura de seguros para perforaciones en aguas profundas, antes del derrame de petróleo en Macondo ocurrido el 20 de abril de 2010, el récord de reclamos en el sector energético no se veía afectado seriamente por perforaciones en aguas profundas.

La mayor parte de la atención de la industria estaba puesta en los reclamos originados por los huracanes ocurridos entre 2004 y 2005 en el Golfo, y más huracanes en 2008, ya que las aseguradoras se concentraban en suscribir seguros contra riesgos de vendavales en el Golfo.

El último caso importante de contaminación en alta mar que involucró la explosión de un pozo antes de la explosión en el Pozo Petrolero Macondo tuvo lugar en 1969, cuando el yacimiento Dos Cuadras explotó frente a la costa de California y derramó 100.000 barriles en el océano.

Pasaron más de 42 años entre el incidente de Dos Cuadras y el desastre de Macondo, y los suscriptores del sector energético no habían dedicado mucho tiempo en concentrarse en los términos y precios de los seguros contra la contaminación producida por los pozos en alta mar, los riesgos contenidos en pólizas específicas conocidas como cobertura para gastos extraordinarios de operadores, afirmó Sharp. “Todo ello cambió como consecuencia del siniestro en Macondo».

El accidente impulsó a más aseguradoras a cambiar su sistema de fijación de precios, lo que alguna de ellas ya estaba haciendo antes del desastre, agregó Sharp. Las aseguradoras ya estaban cambiando sus modelos de fijación de precios basado en fórmulas. Según explicó Sharp, tales modelos hacían que las aseguradoras agregaran un recargo a los pozos con perfiles más riesgosos en base a un porcentaje de los gastos de capital del pozo.

Los reclamos por daños patrimoniales y las pérdidas por lucro cesante también afectaron la capacidad de asegurar pozos petroleros en producción, ya que el mercado de seguros de responsabilidad civil se contrajo después del accidente, continuó Sharp.

El análisis de Sharp es parte de un informe denominado Perforaciones en Ambientes Extremos: Desafíos y Consecuencias para la Industria de los Seguros de Energía. Sharp, un consultor independiente, es el co-autor del informe junto con Andrew Rees, un director del Lloyd’s.

El informe fue publicado en septiembre por el Lloyd’s, una importante reaseguradora de riesgos de perforaciones en alta mar.