Situación, sin embargo, podría revertirse a medida que se acerque la entrada en vigencia de las nuevas tablas de mortalidad.
Las aseguradoras de vida recuperaron terreno entre las pensiones aceptadas por el Sistema de Consultas y Ofertas de Montos de Pensión.

Entre enero y mayo de este año, los retiros bajo la modalidad de rentas vitalicias (RV) totalizan 14.474, cifra 22,9% superior a la registrada en igual período de 2014, según publica la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS).

Así, en lo que va del año, las pensiones ofertadas por las aseguradoras de vida representan el 70% del total de pensiones aceptadas en el sistema, de un total de poco más de 20 mil pensiones aprobadas. A marzo se situaban en torno del 65%. De hecho, la mayor alza de RV se registró entre marzo y abril, cuando el número de aceptaciones de esta modalidad subió 39%, totalizando 4.024 en el mes.

La razón está en el repunte de las tasas de venta, que hoy se sitúan en 2,5%, frente al 2,2% que promediaban en enero de este año. Incluso algunas compañías llegan a superar las tasas de retiro programado (RT) ofertadas por las AFP, que se sitúan en un promedio de 2,89%.

Detrás de esta mejora está un ajuste que hizo la SVS a la metodología para el cálculo de las “reservas técnicas” que las compañías deben hacer para garantizar el pago de estas pensiones.

El cambio -que si bien entra en vigencia obligatoria en junio próximo, ha estado disponible para aplicación voluntaria desde marzo de este año- rebajó las exigencias de tales reservas, reduciendo el costo de capital a estas, lo que ha sido traspasado a precio, mejorando las pensiones de los afiliados.

Sin embargo, este efecto podría bajar a medida que se acerca la entrada en vigencia de las nuevas tablas de mortalidad que reflejan el alza de las expectativas de vida de los chilenos, de un año y 11 meses más en el caso de las mujeres, y de 11 meses en el de los hombres, respecto a lo que se estimó en las últimas tablas de 2009.

Ello, debido a que las nuevas tablas de mortalidad se traducirán en nuevas alzas a las reservas técnicas exigidas para asegurar el pago de pensiones por más años de vida. De hecho, se estima que esto signifique unos US$ 1.000 millones adicionales en reservas para el sector.