A.M. Best Co. Inc. informó que durante los primeros nueve meses del año las catástrofes tuvieron un costo estimado de US$ 38.600 millones para la industria de los seguros comerciales en los Estados Unidos.

Según la agencia de calificaciones N.J., ello representa un incremento del 140% en comparación con las pérdidas por catástrofes sufridas por las aseguradoras estadounidenses durante el mismo período de 2010. El total estimado para los primeros nueve meses de este año casi duplica los US$ 19.600 millones en pérdidas por catástrofes sufridas por las aseguradoras estadounidenses durante la totalidad del año pasado.

Best afirmó que la “gran mayoría” de las pérdidas estuvieron asociadas a los tornados y las tormentas de granizo que asolaron la región central y suroeste de los Estados Unidos durante la primavera, así como también el Huracán Irene en septiembre, y las tormentas de nieve en la región central de ese país.

Además, algunas aseguradoras estadounidenses sufrieron pérdidas por catástrofes fuera de los Estados Unidos, inclusive por el terremoto y tsunami de Japón en marzo.

En un análisis, Best indicó que si bien las catástrofes naturales tendrán un impacto significativo sobre la industria de los seguros comerciales desde el punto de vista de las ganancias, Best “cree que el capital del total de la industria absorberá efectivamente las pérdidas relacionadas con estas catástrofes».