BP ha instado a Carl Barbier, juez de distrito de los EE.UU. en Nueva Orleans, a emitir una orden de emergencia para impedir que Patrick Juneau, administrador designado por el tribunal, pague cantidades «absurdas» basadas en reclamos inflados o ficticios.

La compañía petrolera originalmente esperaba que la conciliación de la demanda colectiva a la que se arribó en marzo de 2012 resolviera los reclamos económicos y de salud de más de 100.000 personas y empresas a un costo de US$ 7.800 millones.

Pero los daños y perjuicios no están limitados, y la estimación del costo efectuada por BP aumentó a US$ 8.500 millones hacia fin de año. BP afirma que los métodos de Juneau le proporcionan mucha flexibilidad para aumentar los pagos, posiblemente por miles de millones de dólares, y efectuar pagos por daños que nunca ocurrieron.

Las presentaciones judiciales de Juneau ocurrieron cuando Barbier se prepara para continuar con un juicio sin jurado que comenzó hace seis semanas, a fin de determinar la responsabilidad por la ruptura del pozo Macondo y la explosión de la plataforma de perforación Deepwater Horizon ocurridas el 20 de abril de 2010.

BP ha estimado que podría llegar a gastar más de US$ 42.000 millones para cubrir los costos de limpieza, multas y otras responsabilidades civiles. La compañía ha estado vendiendo diversos activos para ayudar a cubrir los costos.

Según se informa en un sitio web acerca de la conciliación, al 1 de abril se han presentado más de 160.000 reclamos en virtud de la conciliación por los daños económicos y patrimoniales causados por la explosión de la plataforma Deepwater Horizon.

De conformidad con el sitio web, ya se han efectuado pagos por US$ 1.820 millones respecto de 26.580 reclamos.