Atacantes cibernéticos paralizaron los principales sitios web del gobierno holandés, y los planes de respaldo demostraron ser ineficaces, lo que dejó al descubierto la vulnerabilidad de la infraestructura crítica en un momento de mayor preocupación por la seguridad en Internet.

El corte afectó a la mayoría de los principales sitios web del gobierno central, los cuales proporcionan información al público y a los medios, aunque los teléfonos y los canales de comunicaciones de emergencia permanecieron activos.

Otros sitios web, incluso GeenStijl.nl, un portal popular que se burla de los políticos y las religiones, también se vieron afectados por el ataque del tipo “denegación de servicio”, declaró Rimbert Kloosterman, un funcionario del Servicio de Información del Gobierno, que opera los sitios web.

Kloosterman señaló que “nuestro personal está investigando el ataque de manera conjunta con el Centro Nacional para la Seguridad Cibernética”.