Los piratas informáticos robaron información personal relacionada con los clientes actuales y pasados y con el personal de Anthem Inc., la segunda aseguradora de salud más importante de los Estados Unidos, después de violar un sistema informático que contiene los datos de hasta 80 millones de personas, dijo la compañía.

Los piratas informáticos robaron información personal relacionada con los clientes actuales y pasados y con el personal de Anthem Inc., la segunda aseguradora de salud más importante de los Estados Unidos, después de violar un sistema informático que contiene los datos de hasta 80 millones de personas, dijo la compañía.

Anthem, que tiene casi 40 millones de clientes en los Estados Unidos, dijo que había informado sobre el ataque al FBI, y FireEye Inc., la empresa especializada en seguridad cibernética, informó que había sido contratada para ayudar a la aseguradora a investigar el ataque.

«Confirmamos que esto fue realizado por un grupo avanzado que utilizó software malicioso hecho a la medida», dijo el portavoz de FireEye, Vitor De Souza, quien señaló que los empleados de Anthem identificaron la violación de seguridad, que se limitó a una ventana de unos pocos días.

Anthem informó en una declaración que se había accedido a los nombres, cumpleaños, números de seguridad social, direcciones, direcciones de correo electrónico e información relativa al empleo, incluidos los datos de salarios, en lo que describió como un «ataque muy sofisticado».

La violación no pareció involucrar información médica o detalles financieros como números de tarjetas de crédito o de cuentas bancarias, aseguró Anthem, y añadió que de inmediato hizo todo lo posible para cerrar la vulnerabilidad de la seguridad.

De Souza, de FireEye, dijo que la base de datos vulnerada contenía información de aproximadamente 80 millones de personas, pero que aún se desconoce tanto el alcance de los datos robados, como la identidad de los autores y el método del ataque cibernético.

La seguridad cibernética ha pasado a ser una gran inquietud tanto para las empresas estadounidenses que enfrentan una andanada de ataques como para las compañías aseguradoras que intentan determinar cuánto de ese riesgo pueden suscribir en términos económicos.

El presupuesto fiscal de 2016 propuesto recientemente por el presidente Barack Obama destina US$ 14.000 millones para fortalecer las defensas de seguridad cibernética en los Estados Unidos, lo que representa un aumento del 10%.