El temor de cuestiones tecnológicas y de guerra cibernética se sumó a la pandemia, a las catástrofes naturales de gran escala y a las preocupaciones acerca de la escasez de alimentos, agua y energía como los principales riesgos a largo plazo de la industria de seguros, concluye un estudio realizado por Towers Watson & Co.

El estudio “Extreme Risks 2013” (Riesgos Extremos 2013) ubicó a la pandemia en primer lugar, a las catástrofes en segundo lugar, a la escasez en tercer lugar, a la guerra cibernética en cuarto lugar y a otras cuestiones tecnológicas en quinto lugar.

La depresión económica, la amenaza de una crisis bancaria, las fallas en la cadena de suministro, un aumento en sucesos climáticos extremos y la posibilidad de incumplimiento de pago de la deuda soberana rondaron los principales 10.

“Tanto como hubiéramos esperado que la pandemia y las catástrofes naturales se destaquen en el pensamiento de los riesgos extremos de los aseguradores, las principales clasificaciones de preocupaciones, como la guerra cibernética y el compromiso de información importante en la nube, son un ejemplo de cómo la industria se actualiza con la evaluación de riesgos”, expresó en una declaración Stephen Lowe, consultor sénior de consultoría de riesgos y software en Towers Watson.

No obstante ello, el informe observa que además de la identificación de estos riesgos, resulta importante que la industria de seguros entienda sus correlaciones e interdependencias.