Creación de Valores para la Gestión de Riesgo

¿Cómo crear valor de las acciones de la compañía?
¿Cómo convertir la Gestión de Riesgos en una ventaja competitiva?

Muchas compañías rechazaron o redujeron la magnitud de los programas de gestión de riesgo (programas de cobertura) porque no creen que el mercado los recompensará lo suficiente por la disminución de volatilidad en las ganancias. De hecho, muchas compañías que comercializan commodities agregarían algo más y argumentarían que el mercado los castigará por reducir su exposición en los commodities.

El problema con este razonamiento es que es una visión demasiado limitada de la actividad de gestión de riesgo. Un programa de cobertura, y en un sentido más amplio, una gestión de riesgo, no necesita ser una estrategia defensiva; una operación de cobertura puede utilizarse de manera proactiva para ayudar a que la empresa cree el valor de sus acciones.

Dicho de manera más simple, un programa de cobertura puede utilizarse para reducir el monto del patrimonio neto que se utiliza para cubrir el riesgo muy volátil, poco rentable y a corto plazo que implican los commodities, los tipos de cambio y las tasas de interés y permitir que el capital se asigne a oportunidades de negocios propias que representen un retorno mayor. El capital reasignado puede, a su vez, permitir que la empresa siga en busca de sus objetivos a largo plazo de manera más agresiva tanto en términos de su estructura de capital (menor capital propio, mayor deuda) como en términos de la magnitud y la naturaleza del riesgo comercial que asume (una expansión más rápida con una mayor concentración en el retorno potencial y una menor generación de flujo de fondos a corto plazo). Al tener esta perspectiva, el objetivo de la gestión de riesgo no consiste en reducir el riesgo, sino en aumentar el retorno del capital propio de la empresa.

Visión Estratégica

Un principio clave de esta visión es que los programas de cobertura sean diseñados en el contexto de una visión estratégica y a largo plazo de la empresa, de su ambiente competitivo actual y potencial y de su capacidad para adaptarse a los cambios en esos ambientes competitivos.

Además, la evaluación competitiva del riesgo necesita extenderse más allá de las actuales circunstancias de la empresa y de las exposiciones de riesgos para tener en cuenta la capacidad de la empresa para adaptarse a los cambios del ambiente económico y cómo esto difiere de la forma en que a la empresa le gustaría adaptarse a esos cambios. En especial, es importante entender cómo se verá afectada la capacidad financiera de la empresa para cambiar (su costo y capacidad para obtener capital) a medida que cambian las circunstancias competitivas y económicas.

Pensamos que un programa de cobertura bien diseñado debería permitir que la empresa actúe más agresivamente en la actualidad y que sea capaz de adaptarse a los cambios en un ambiente competitivo futuro. O dicho de una manera más simple, un buen programa de cobertura debería lograr que la empresa se convierta en un fuerte competidor tanto en las malas épocas como en las buenas.

¿Cómo mejorar el retorno sobre el Patrimonio Neto de la empresa?

En términos más prácticos, para agregar valor, un programa de cobertura necesita utilizarse para mejorar el retorno sobre el capital de la empresa.
Más ampliamente, la mejora potencial en el retorno sobre el capital puede clasificarse en dos categorías:

1| Mejorar la eficiencia de acceso a los mercados de capitales, y
2| Mejorar la eficiencia del uso del capital propio de la empresa.

¿Cómo mejorar la eficiencia de acceso a los Mercados de Capitales?

La forma más directa de mejorar la eficiencia de acceso a los mercados de capitales consiste en utilizar los programas de coberturas para mejorar la correspondencia entre el flujo de fondos realizado y las necesidades financieras y comerciales de flujo de fondos bajo diferentes condiciones de precios. En esencia, si la empresa genera el flujo de fondos que necesita, será menos dependiente de los mercados de capitales. Especialmente, es importante evitar situaciones en las cuales la empresa tenga que acceder a los mercados de capitales cuando las condiciones de precios son adversas, cuando el costo para obtener capital adicional sea mucho mayor que el normal.

Si la empresa utiliza un programa de cobertura para crear una buena correspondencia entre el flujo de fondos que genera y el que necesita, tendrá, en promedio, que obtener menos capital y podrá hacerlo en circunstancias más favorables. Esto, a su vez, implica una menor dilución de las acciones y menores pagos de intereses.

Por lo tanto, según como analizamos la obtención del capital de deuda, no se trata de la capacidad de la empresa para obtener capital propio o de la salud de su balance general actual para que se evalúe el valor potencial de un programa de cobertura. Más bien se trata de cómo cambiará la capacidad de la empresa para obtener capital propio con las circunstancias del mercado que se presenten. Cuanto más varíe la valuación de precios de los commodities, se producirá una mayor dilución si la empresa se ve obligada a obtener fondos en los mercados bursátiles en condiciones de precios negativas. Si el programa de cobertura puede mejorar el momento en que se efectúa la emisión de acciones o hasta hacer que esta emisión no sea necesaria, su valor para los actuales accionistas será enorme. Aún cuando no se afecten para nada el crecimiento a largo plazo de la compañía y el precio de las acciones, un programa de cobertura puede ayudar a que los actuales accionistas mantengan por más tiempo el valor que se crea al evitar que se produzca una dilución innecesaria.

¿Cómo utilizar el Capital propio de manera más agresiva?

Como analizaremos en detalle más adelante, al mejorar la correspondencia entre los flujos de fondos realizados y las necesidades de efectivo en diferentes situaciones de precios, la empresa puede liberar las reservas de capital en busca de oportunidades de negocios, y en consecuencia, mejorar significativamente la eficiencia del uso del capital existente en la empresa.

El segundo beneficio de mejorar la correspondencia entre el flujo de fondos realizado y el que se desea consiste en que con el fin de evitar acceder a los mercados para obtener capital en condiciones desfavorables, las empresas a menudo interrumpen los proyectos que tengan en curso o venden sus activos más líquidos. Cualquiera de estas acciones puede aumentar los costos a largo plazo y afectar la competitividad. Dichos recortes diluyen el valor de las acciones al disminuirse el negocio en vez de aumentarse el capital.

Lo que se olvida con facilidad en este tipo de análisis es que existen circunstancias en las cuales la empresa tiene un flujo de fondos substancial en exceso con relación a las necesidades comerciales y financieras. La empresa puede transferir estos flujos de fondos en exceso a los períodos en que tengan un mayor valor para la empresa, incluyendo al período actual, mediante la venta de opciones.

La clave de estas estrategias para el accionista radica en que el exceso se mide en comparación con las necesidades competitivas de la empresa en vez de medirse con sus necesidades financieras. Un dólar extra en un período de superávit tiene poco impacto competitivo. Por el contrario, un dólar en un período de déficit puede representar una ventaja competitiva significante. Al transferir los ingresos de los períodos de poco valor a los períodos de mucho valor, de esta forma, la empresa puede mejorar su capacidad global para competir.

¿Cómo evitar las actividades de bajo rendimiento y obtener el máximo de cada oportunidad?

La estrategia final de reasignar el capital de riesgo de la empresa de las actividades genéricas de bajo rendimiento hacia oportunidades propias con una mayor rentabilidad, es un tema más profundo de la operación de la empresa y exige que se vuelva a reestructurar el proceso interno de asignación del capital.

A la luz de lo mencionado anteriormente, las empresas pueden pensarse como carteras de actividades de riesgo que exigen capital de riesgo propio y generan rentabilidad.

Un programa de cobertura posibilitará que la empresa separe el riesgo propio que es importante del riesgo de precios genéricos que no lo es, y esto permitirá que la empresa se dedique a actividades más rentables y no a aquéllas que tengan un bajo rendimiento.

El punto radica en que, aún teniendo un capital constante, las empresas pueden asumir más proyectos y sumar un riesgo comercial que sea más rentable y de mayor calidad mediante la disminución del riesgo de flujo de fondos a corto plazo.

¿Cómo implementar una Cobertura Estratégica y tomar como referencia las ganancias?

La primera estrategia básica se centraliza en utilizar una cobertura que combine el flujo de fondos realizado con las necesidades de flujo de fondos que tiene la empresa.
Más ampliamente, ésta puede simplificarse en tres principios:

1| Preservar las ganancias suficientes como para competir en los    mercados fuertes,

2| Protegerse contra las pérdidas suficientes para que la empresas tengan la seguridad de poder utilizar su capital de manera más agresiva en los períodos normales, y

3| Obtener suficientes ingresos agregados durante los períodos malos para sacar ventaja de los competidores debilitados en las condiciones negativas del mercado